Alberto Fernández junto a Diego Santilli y Horacio Rodríguez Larreta, AGENCIA NAAlberto Fernández junto a Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli, AGENCIA NA

El jefe de Gobierno de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, anunció en una reunión con el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, que retirará las rejas de la céntrica Plaza de Mayo, instaladas el año pasado para reemplazar un vallado que protegió la Casa Rosada desde la crisis social, económica y política de 2001.

 

Larreta y su vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, “le comunicaron la decisión de sacar las rejas que dividen Plaza de Mayo, tal como lo había solicitado Fernández”, informaron fuentes cercanas al mandatario electo.

 

Alberto Fernández, que lidera el Frente de Todos y asumirá como presidente el próximo martes, había anunciado que sacaría el enrejado. Pero Larreta le adelantó que se ocupará de quitarlas.

 

Noticias relacionadas

Las rejas actuales se instalaron durante una serie de remodelaciones de la emblemática Plaza de Mayo que se realizaron sin que se hubiese sancionado una normativa especial para tal fin, según establece el Código Urbanístico de la capital.

Rejas de la Plaza de Mayo en la Ciudad de Buenos Aires

Tampoco avaló el nuevo cerco de seguridad la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos, que debe otorgar su aprobación previa a cualquier modificación que se efectúe sobre bienes protegidos.

 

El pasado mes de enero, el juez en lo contencioso administrativo y tributario nº 8, Osvaldo Otheguy, declaró ilegal la instalación y otorgó al Gobierno un plazo de 90 días para sancionar una legislación que avalara las rejas permanentes, si es que no optaba por restablecer la plaza a su estado original.

 

El enrejado permanente, emplazado de manera transversal desde la calle Hipólito Yrigoyen hasta la Avenida Rivadavia, reemplazó así las vallas antidisturbios instaladas desde la crisis y el estallido social de finales de 2001 para “preservar la Casa Rosada de los disturbios y el vandalismo de manifestantes y, principalmente, para proteger la institucionalidad de la sede de Gobierno”.