Economista Matias Kulfas, NAMatías Kulfas, NA

El economista Matías Kulfas llega al Ministerio de Desarrollo Productivo con amplias facultades y el gran desafío de reactivar al sector industrial, que viene en caída libre desde hace casi dos años.

 

Este nuevo cargo significa su regreso a la función pública, ya que fue funcionario en los ´90 y con los ex presidentes Néstor y Cristina Kirchner.

 

De 47 años, en 1995 se recibió de licenciado en Economía en la Universidad de Buenos Aires, tiene un magister en Economía Política por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), y un doctorado en Ciencias Sociales en esa misma casa de estudios.

 

Noticias relacionadas

Sus primeros pasos en la administración pública los dio en el Ministerio, donde fue consultor de la Dirección Nacional de Cuentas Internacionales en la elaboración de la balanza de pagos de la Argentina (1995-1996), y también consultor de la Secretaría de Programación Económica (1994-1995).

 

Entre 2000 y 2003, estuvo al frente del Centro de Estudios para el Desarrollo Económico Metropolitano (CEDEM), dependiente de la Secretaría de Desarrollo Económico del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y fue asesor económico del secretario de Desarrollo Económico del Gobierno porteño, Eduardo Hecker.

 

Durante la presidencia de Néstor Kirchner, fue subsecretario de la Pequeña y Mediana Empresa y Desarrollo Regional del Ministerio de Economía y Producción de la Nación. En 2008, integró el directorio del Banco Nación, cargo que ejerció hasta 2012.

 

Tras las elecciones PASO, Kulfas se convirtió en uno de los referentes del área económica de Fernández: acompañó al presidente electo en numerosas reuniones y viajes al exterior.

 

En los últimos meses, hizo hincapié en dos temas muy sensibles para el área económica: la deuda y el dólar: "Hay que resolver deuda y eso es renegociar. Heredamos un problema del que se sale con reestructuración de deuda. Es un tema complejo. Hay buena voluntad de las partes, pero lleva un tiempo. Que todos lo acepten y se pueda hacer el nuevo esquema de nuevos plazos a la uruguaya", sostuvo.


En cuanto al dólar, dijo: "A 60 pesos está bien desde el punto de vista de la competitividad. Permite a los empresarios argentinos planificarlas exportaciones, pero el problema es que
el gobierno tiene todo atado con alambres, se siguen perdiendo reservas y parece muy pasivo: desde lo fiscal no sabemos qué está haciendo".