Mauricio Macri y su familia, NAMauricio Macri, Antonia y Juliana Awada, NA

A poco de terminar su mandato, el presidente Mauricio Macri se despidió de los granaderos que integraron la Escolta Presidencial y aprovechó la ocasión para montar uno de los caballos del histórico Regimiento.

 

El saliente mandatario se acercó hasta la sede del Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín, en el barrio porteño de Palermo, para saludar a los uniformados que se encargaron de su custodia protocolar y la de su familia.

 

En ese marco y tras montar un caballo alazán, el jefe de Estado agradeció el trato que le brindaron los uniformados durante los cuatro años de Gobierno.

 

Noticias relacionadas

"Quería venir junto a mi familia para agradecerles estos años que transcurrimos juntos, que me hayan acompañado tantos días, tantas horas, en la Casa Rosada, en Olivos, en cada evento oficial y, especialmente, que nos hayan cuidado", manifestó Macri, acompañado por la primera dama, Juliana Awada, y la hija de ambos, Antonia.

 

Y agregó: "Fue una experiencia maravillosa porque siempre sentí su afecto y su respeto". También estuvieron presentes el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis; el jefe del Estado Mayor General del Ejército, Claudio Pasqualini; y el jefe del Regimiento, José María Protti; entre otros.

 

En su último viernes al frente de la Casa Rosada, Macri comenzó "la despedida de la gente de la Quinta de Olivos", según consignó la agencia NA. En tanto, la Casa Rosada permaneció con un bajo nivel de actividad y sólo con la presencia de empleados en las oficinas y los trabajadores de las obras de remodelación de la sede gubernamental en medio de fuertes ruidos de taladros.

 

En tanto la fachada de la Casa Rosada luce una inmensa bandera argentina que se desplegó desde el balcón central, que formará parte de la escenografía de la convocatoria a la Plaza de Mayo de la militancia de Juntos por el Cambio bajo el lema "7D YO POR LA DEMOCRACIA".