Gina Certoma y Ezequiel FariñaGina Certoma y Ezequiel Fariña

Gina Certoma es una sobreviviente de 23 años, tiene el 60% de su cuerpo quemado producto del atroz ataque que sufrió de su ex pareja, Ezequiel Fariña, cuando le tiró alcohol y prendió fuego.


El hecho se registró el 2 de enero de 2017, cuando agentes de la comisaría 9na. de Parque Calchaquí y personal de Bomberos de Quilmes fueron alertados de un incendio en una vivienda ubicada en la calle 342 al 3300, entre 382 y 383.


A poco de conocerse la sentencia en el marco del juicio que afronta su ex, la joven Gina relató lo que vivió y para eso se remontó al inicio de la relación cuando después de reencontrarse decidieron irse a vivir juntos. "Me insultaba, me dejaba moretones y me decía que le arruiné la vida. Una vez chocó el auto, vino a casa y se desquitó conmigo. Yo tenía moretones visibles, pero si me preguntaban desviaba la respuesta o no decía nada", explicó.


El día siguiente al año nuevo de 2017, la joven no soportó más el maltrato e insultos y se decidió a volverse con sus padres y él la siguió con alcohol y encendedor.


Antes de llegar a la puerta de la casa la empujó contra una heladera, le gritó "te voy a matar", le tiró alcohol y la prendió fuego. "Como pude fui al baño corriendo, abrí la ducha y me arranque la ropa. El agua me barría la piel y me quedaba colgando, sentí que me mataba. Él quiso sacarme de abajo del agua y yo lo eché. Cuando escuché la puerta, salí corriendo", dijo.

Noticias relacionadas

 

Al llegar al lugar y extinguir el fuego, el personal encontró a la joven y a su ex novio, ambos heridos por las quemaduras, por lo que fueron trasladados al Hospital Isidoro Iriarte de Quilmes, donde ella fue intubada para mejorar su función respiratoria, mientras que él fue atendido por quemaduras en sus manos.

 

Fariña fue aprehendido tras establecerse mediante testigos que poco antes de iniciarse el fuego mantuvo una discusión con la víctima, y que días antes la había golpeado.


El acusado se negó a declarar ante la fiscal Ximena Santoro, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 de Quilmes, quien en ese momento pidió la conversión de la aprehensión del joven en detención, la cual fue concedida por el juez de Garantías Marcelo Goldberg.

 

Gina fue luego trasladada al Centro de Excelencia para la Atención de Quemaduras (CEPAQ) del Hospital Alemán, donde los médicos diagnosticaron que tenía lesiones "en cara, en manos, en miembros superiores completos, inferiores, abdomen y espalda", y que el 20% de ellas "fueron profundas y las restantes fueron intermedias".


Gina no puede estar al sol, no puede tener hijos y no le gusta salir a la calle por cómo la miran. Aún así sigue luchando, estudia y quiere trabajar. "Me va a hacer bien volver a relacionarme con gente", dice.


Una fiscal solicitó la pena de 15 años de prisión para el joven acusado de haber intentado asesinar a su ex novia en enero de 2017 al prenderla fuego en su casa de la localidad bonaerense de Quilmes, informaron hoy fuentes judiciales.