Miguel Ángel Pesce, presidente del Banco CentralPresidente del Banco Central

Miguel Ángel Pesce es el nuevo presidente del Banco Central, un cargo que conoce muy bien ya que fue su vice durante septiembre del 2004 a diciembre de 2015. 

 

Pesce le brindó una entrevista a Jorge Fonteveccia para detallar cómo encontró a la institución tras el Gobierno de Mauricio Macri.


Respecto a la cantidad de reservas netas, manifestó: "Es una información que tiene muy poca gente. Hay estimaciones del sector privado. Nosotros no las revelamos, pero lo que puedo decir es que son reservas suficientes para enfrentar los próximos meses, bajo este marco regulatorio del mercado cambiario".


"Se planteó el superávit fiscal, el externo y la acumulación de reservas como instrumentos de consolidación macroeconómica. Sería una muy buena señal de consolidación", agregó.

 

Noticias relacionadas

"Hoy estamos con importaciones muy bajas, debajo de los 60 mil millones de dólares. Argentina llegó a exportar más de 80 mil millones de dólares cuando la soja estaba arriba de los 400 dólares y cuando Brasil crecía a tasas aceptables. Hoy esas dos circunstancias no se dan: estamos con la soja abajo de 350 por tonelada y con Brasil frente a un estancamiento muy prolongado. Necesitamos incrementar nuestras exportaciones para poder tener un saldo de balanza comercial que nos permita atender el déficit en servicios. Siempre fuimos deficitarios en el rubro servicios de la balanza de pago, los servicios de deuda y eventualmente en la formación de activos externos", manifestó Pesce.

 

El economista y autoridad del Central se refirió a las importaciones: "Cayeron muchísimo este año: alrededor de 10 mil millones de dólares respecto al año pasado. Terminaremos con alrededor de 42 mil millones de dólares de importaciones, un nivel muy bajo, debido a la recesión", aunque explicó que "hay mucha esperanza con respecto a lo que va a ocurrir con la exportación de hidrocarburos: petróleo más en el corto plazo; gas, en el largo. Algo que tiene su foco en Vaca Muerta, pero que no es solo ese yacimiento. Si sucede lo que vaticinan las empresas del sector, estaríamos hablando de duplicar las exportaciones de hidrocarburos, y sería ya una cifra interesante de exportación".

 

Al finalizar, cerró: "Pese a mi optimismo habitual, quiero ser pesimista: creo que va a haber que esperar a esta gestión. Veremos cómo reacciona la exportación de hidrocarburos de Vaca Muerta y qué pasa con las commodities, especialmente alimentos. Con los últimos acuerdos, ya reaccionaron a la suba la soja, el maíz y el trigo. Quizá vuelvan a tener precios normales. Ahí también hay un camino a largo plazo".