Inflación, estudio, economía argentinaInflación, Economía argentina

El foco puesto en desindexar la economía es un objetivo promisorio pero sin dudas, la carrera en la economía argentina la sigue ganando la inflación.

 

"La inflación va por ascensor, mientras que las variables económicas por la escalera", explica José Luis Ceteri, especialista en temas fiscales, en una columna para el Cronista.

 

"Dentro de los perjudicados se encuentran los jubilados, los trabajadores, los contribuyentes autónomos y las empresas, siempre con el tema del desconocimiento de la inflación", detalla.

 

Noticias relacionadas

El próximo miércoles, el INDEC dará a conocer la inflación de 2019. Se estima que cerrará en 54%; sin embargo, los porcentajes que se utilizan para ajustar los haberes previsionales, los sueldos y los mínimos impositivos estuvieron por debajo de ese número.

 

En ese marco, Ceteri realizó un "resumen" de lo que le sacó la inflación a cada agente económico.

 

Jubilaciones:

"La fórmula actual de jubilación que rigió hasta diciembre del año pasado, luego de ser suspendida por el gobierno para estudiar su reemplazo, se calcula de acuerdo a lo que estableció la ley 27.426, del 2017, basándose en una combinación del 70% sobre las variaciones del índice de precios al consumidor (IPC – INDEC), más el 30% del índice de evolución salarial llamado RIPTE. El ajuste se hizo, hasta diciembre, en los cuatro trimestres calendarios del año. El porcentaje de incremento que resultó para el año pasado fue del 51,1%, mostrando que estuvo levemente por debajo de la inflación anual", analiza.

"Con este sistema, el porcentaje que se estima para los dos primeros trimestres de este año estaría alrededor del 26%. El presidente manifestó que este sistema de actualización es “impagable”, por ese motivo tiene en estudio un cambio de método, que seguramente irá por debajo de la inflación que se produzca este año. La idea es desatar la actualización de la inflación", agregó.

 

Trabajadores:

En este caso indica que la mayoría de los convenios no superaron en los aumentos salariales el porcentaje de inflación anual que hubo. Además, las deducciones personales y las escalas que se utilizan para el cálculo de la retención de Ganancias se incrementaron un 44,28%, porcentaje que está casi diez puntos debajo de la inflación. 

 

Monotributistas:

Desde enero verán incrementados los parámetros y las mensualidades a pagar en un 51,1%, ya que ajustan por el mismo índice previsional. Este porcentaje, que también es levemente inferior a la inflación.


Autónomos:

"Siempre corren desde atrás, debido a que el Impuesto a las Ganancias que tienen que pagar este año, por el 2019, no tiene incorporado el porcentaje de inflación anual para las deducciones personales y para las tablas de las tasas", aclara.

"Sentirán la mejora cuando se empiecen a pagar los anticipos correspondientes a este año, con vencimiento en el próximo mes de agosto", añade.

 

Bienes Personales:

Para la valuación de los inmuebles, desde el año 2018, rige el valor de adquisición convertido en pesos o el valor fiscal, tomándose el mayor de los ambos. El tema es que el valor fiscal que se toma es el del año 2017, actualizado por la inflación anual minorista (IPC), ocurrida por el 2018 y el 2019 (del 101,6%). En este punto sí se considera la inflación.

 

Empresas pierden impositivamente con la inflación:

"El próximo cierre de ejercicio del mes de diciembre tendrá la aplicación obligatoria del ajuste por inflación impositivo. Se benefician las empresas solventes, que tuvieron al inicio más activos que pasivos monetarios, pero de la pérdida por inflación que resulte sólo va a poder reconocerse un 1/6. El resto se podrá descontar en los próximos cinco ejercicios, pero en valores históricos, sin actualización", explica al tiempo que aclara que "en contraposición, las empresas que pudieron adquirir dólares a principios del 2019 para poder cubrirse de las devaluaciones tendrán que pagar el 30% del Impuesto a las Ganancias por el resultado por “tenencia” que obtuvieron".

 

"A raíz de estos desajustes, las personas y las empresas deben pagar, injustamente, más impuestos o cobrar menos, siempre por ir por detrás de la inflación", agrega.