Reactor nuclear en Arak, en las cercanías de Teherán.Reactor nuclear en Arak, en las cercanías de Teherán

Francia, Alemania y el Reino Unido abrieron la puerta a abandonar el acuerdo nuclear con Irán luego de considerar que Teherán "no respeta sus compromisos".

 

El "incumplimiento iraní", llevó a una declaración conjunta de los ministros de Exteriores de los tres países europeos por lo que recurren a la comisión conjunta para solucionar los desacuerdos, que debe resolver en menos de 35 días sobre las quejas presentadas.

 

París, Berlín y Londres consideran injustificado que Teherán sobrepase "importantes límites" contenidos en el pacto por el hecho de que Washington se saliera del mismo en mayo de 2018.

 

Noticias relacionadas

En ese marco, recordaron que Irán no acudió entonces a los mecanismos de resolución de diferencias incluidos en el acuerdo y prefirió anunciar públicamente que no respetaría algunos de sus compromisos.

 

En consecuencia, los tres países expresaron: "Esperamos devolver a Irán al pleno respeto de sus compromisos", convencidos de la validez de este "acuerdo multilateral internacional histórico y su contribución en materia de no proliferación".

 

"Irán continúa incumpliendo límites importantes fijados en el acuerdo", lo que "tiene implicaciones cada vez mayores e irreversibles en materia de proliferación".

 

"No aceptamos el argumento según el cual Irán estaría autorizado a cesar parcialmente la puesta en marcha de sus compromisos", indicaron los ministros.

 

Pese a los avisos, el régimen iraní ha continuado incumpliendo el acuerdo y el pasado 5 de enero anunció que no respetaría el límite de centrifugadoras de uranio impuesto en el mismo y que "su programa nuclear no estaría sometido a ningún límite operativo".

 

Francia, Alemania y el Reino Unido aseguran "no tener más remedio" que elevar la presión sobre Irán activando este mecanismo de denuncia, previsto en el artículo 36 del acuerdo.

 

De no haber respuestas, el asunto pasaría al Consejo de Seguridad de la ONU, donde, si tampoco hay consenso, se reactivarían automáticamente las sanciones impuestas a Irán antes del acuerdo.