Crimen y violencia en RosarioOla de violencia en Rosario

El Gran Rosario vive una ola de violencia nunca antes vista, con 17 homicidios en apenas dos semanas, marcando un récord poco feliz.

 

El avance narco, a mediados de 2013, fue el inicio de la violencia con noticias casi a diario de la banca narco “Los Monos”.

 

El Gran Rosario finalizó el 2013, su año más cruento, con una tasa que triplicaba la media nacional de aquel año: 22,5 homicidios cada 100 mil habitantes contra los 7,3 que se alcanzó en todo el país. Ese registro fue moderándose en la Unidad Regional II hasta alcanzar en 2019 los 13,2.

 

Noticias relacionadas

Los datos del 2020 son alarmantes ya también que se incrementaron los hechos de violencia que se habían registrado en 2019, con 14 crímenes en primer mes del año.

Nuevo crimen en Rosario a metros del casino City Center

Otro dato que demuestra la violencia que se vive en una de las ciudades más importantes de nuestro país es que, según datos del Ministerio Público de la Acusación, todos los meses del año pasado finalizaron en el Gran Rosario con menos de 17 crímenes, con la excepción de marzo (21).

 

Enero suele ser un mes complejo en el registro de asesinatos. En 2014 y 2015 se alcanzaron los 28 casos, casi uno por día. Sin embargo, ni siquiera en estos años, el arranque fue tan violento como en 2020. En los primeros 14 días del 2014, hubo 11 crímenes y 15 en el mismo período de 2015. Comparando el resto de los años, en la primera quincena de 2013 fueron seis asesinatos; en 2016, ocho; en 2017, siete; en 2018, 12; y en 2019, seis.

 

Las nuevas autoridades en Santa Fe vinculan la situación actual con el reacomodamiento de bandas delictivas, pero también atribuyen el clima de inseguridad a los cambios impulsados en las cúpulas policiales.

 

El Gobierno provincial firmó el jueves un acuerdo con Nación para que Fuerzas Federales refuercen el patrullaje en las calles. Desde hace dos días esa presencia comenzó a hacerse visible en los barrios más calientes.

 

El mapa homicida de Rosario deja en evidencia cuáles son las zonas más complejas de custodiar: el sur, el suroeste, el oeste, el noroeste, los barrios periféricos y más postergados.