Evo Morales, REUTERSEvo Morales, REUTERS

Noticias relacionadas

 

El ex presidente boliviano Evo Morales reconoció que fue "un error" haberse vuelto a presentar en las elecciones presidenciales de octubre pasado, que originaron una amplia polémica a causa de su resultado y terminaron con un virtual golpe de Estado en su contra.

 

En una entrevista publicada en la versión digital del diario alemán Zeit, Morales se mostró convencido de que su aspiración a un cuarto mandato presidencial "ganó en primera vuelta", más allá de las objeciones presentadas por una auditoría de la Organización de Estados Americano (OEA) que originó el conflicto que terminó con su renuncia obligada.

 

"Fue una equivocación -insistió el ex Mandatario, residente en la Argentina desde el 12 de diciembre último- asumir la propuesta del pueblo" y aceptarla "en base al fallo del Tribunal Constitucional".

 

"Pero el pueblo lo había decidido y yo acepté su propuesta para una cuarta candidatura en el marco de la Constitución", justificó.

 

"Debería haber rechazado la propuesta. Pero ganamos la elección en la primera ronda", reiteró Morales, según reprodujo la agencia de noticias EFE.

 

El ex presidente defiende el escrutinio pese a la polémica por la detención del recuento y el salto que dieron a continuación los resultados, colocándolo en posición como para ganar en primera vuelta.

 

"No hubo fraude. La OEA incendió Bolivia con su informe electoral", sentenció el ex presidente, que confía en que su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), se impondrá en los próximos comicios, previstos para el 3 de mayo, aunque advirtió que en esta ocasión sí "puede haber fraude electoral".

 

Añadió que tiene previsto regresar a Bolivia antes de esas elecciones, para la campaña, y explicó que el 10 de noviembre último dimitió "para evitar la pena de muerte".

 

"La violencia que siguió, el fascismo y el racismo, no lo esperaba", lamentó.