Restos de avión ucraniano, REUTERSRestos de avión ucraniano, REUTERS

Hassan Rezaeifar quien lideró la investigación sobre el avión ucraniano que fue derribado por la Guardia Revolucionaria iraní, dio marcha atrás con los planes de enviar las cajas negras del vuelo al extranjero para su análisis, tan sólo un día después de decir que serían enviados a Kiev.

 

Rezaeifar dijo que "los registradores de vuelo del Boeing ucraniano están en manos iraníes y no tenemos planes de enviarlos", según afirmó la agencia estatal de noticias IRNA.

 

Además, dijo que Irán está trabajando para recuperar los datos y las grabaciones de la cabina, y que puede enviar los registradores de vuelo a Ucrania o Francia: "Pero hasta el momento, no hemos tomado ninguna decisión".

 

Noticias relacionadas

Anteriormente, funcionarios iraníes dijeron que las cajas negras estaban dañadas pero que se podían usar.

 

En la tragedia del Boeing 737 de UIA, murieron 82 iraníes, 57 canadienses y 29 personas que residían en el país norteamericano, y once ucranianos (dos pasajeros y nueve tripulantes), entre otras nacionalidades.

 

Las autoridades iraníes negaron durante los primeros días que se tratara de un derribo hasta que el 11de enero las Fuerzas Armadas reconocieron que derribaron involuntariamente el aparato al confundirlo con un misil de crucero en lo que generó repudio a nivel mundial.

 

El hecho además, generó una gran indignación entre la población iraní, que protagonizó durante varios días protestas limitadas contra el sistema islámico.