ParasiteParásitos se convierte en una de las preferidas para el Oscar.

Bong Joon-ho, el director coreano de Parásitos, la película candidata a seis Oscar, y un maestro de la prefiguración y el suspenso, detectó algo que podría haber sido una pista sobre el destino último de su filme.

 

Parásitos es una espeluznante fábula moderna sobre una familia pobre y una familia rica que terminan en un enredo poco habitual, ha hecho añicos las expectativas desde que ganó la Palma de Oro en Cannes el año pasado, convirtiéndose en la primera película surcoreana en obtener ese galardón.

 

Más tarde, convenció incluso a los estadounidenses, remisos a los subtítulos, de ir a las boleterías, con lo que lleva recaudados más de US$ 25 millones en los Estados Unidos. Por ser el primer filme coreano que es candidato al Oscar a la mejor película (Parásitos también recibió nominaciones para dirección, guion original, edición, dirección artística y mejor película internacional), su éxito mundial ha sido recibido como un testimonio de la creciente importancia de la larga tradición cinematográfica de ese país.

 

Noticias relacionadas

Para Bong, que fue comparado con admiración con Steven Spielberg y Sidney Lumet por sus primeras películas (entre ellas Memories of Murder y The Host) y conquistó al público internacional con trabajos posteriores (Snowpiecer y Okja), las nominaciones son la coronación de un año extraordinario. “Es la primera vez que ocurre algo así, no sé cómo procesarlo o comparar mis emociones”, dijo. “Pero obviamente es maravilloso”.

Parásitos CineParasito, una película de Bong Joon Ho.

"Los cineastas hacemos películas con nuestros sueños y obsesiones personales. Pero pese a ello, no sucede muy a menudo que una película asiática o coreana sea nominada a los Oscar. Es algo muy excepcional. La prensa coreana está muy entusiasmada. Es casi una fiesta nacional, y creo que, en cierto sentido, es inevitable estar rodeado de tanta celebración en este momento", dijo el director de Parásitos.

 

Bong Joon-ho relató que: "Creo que eso muestra que Parásitos no es un filme que salga de la nada. El cine coreano tiene una larga historia, y Parásitos es la continuación de todas las películas coreanas que la precedieron. Es una prolongación de nuestra historia. No es la primera vez que un filme coreano pasa por algo como esto. La doncella, de Park Chan-wook, ganó un BAFTA, y el año pasado Burning (dirigida por Lee Chang-dong) integró la lista de finalistas (del Oscar a la mejor película en idioma extranjero). Y cortos animados de Corea fueron candidatos a distintos Oscar. De modo que todos estos hechos a lo largo de todos estos años maduraron para llegar a Parásitos hoy".

 

Cuando le preguntaron sobre: ¿Cuál es el secreto para lograrlo en una sola película?, el director respondió: "Con mis películas, quiero que el público quede cautivado física e instintivamente por la película mientras la mira. Quiero que quede atrapado por la historia. Quiero tomar a los espectadores de las solapas y sacudirlos. Y dos horas después pueden ir a casa, darse una ducha y acostarse; y es entonces cuando los golpean los mensajes intelectuales, polémicos y cerebrales que la película tiene para ofrecer. Se obsesionan con lo que la película trata de decir y no pueden parar de pensar en ella. Ese es el tipo de experiencia que quiero darle a mi público"