Fernando Báez Sosa, joven asesinado en Villa GesellFernando Báez Sosa, el adolescente asesinado a los golpes.

La titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 6 de Villa Gesell, Verónica Zamboni, imputó a dos de los rugbiers detenidos como "coautores" del homicidio de Fernando Báez Sosa, en tanto ordenó la liberación del undécimo aprehendido en este caso.

 

Los dos principales sospechosos del asesinato de Báez Sosa son Máximo Thomsen, de 20 años, hijo de la secretaria de Obras Públicas del municipio de Zárate, Rosalía Zárate, y Ciro Pertossi, de 19, quienes enfrentarían una pena máxima de prisión perpetua, dado que el delito cometido fue calificado como agravado por el "concurso premeditado de dos o más personas".

 

El fiscal general de Dolores, Diego Escoda, consideró que según su análisis, “la intención de los agresores era matar a Fernando” y que eso queda en evidencia por la violencia con la que golpearon a la víctima y la forma en la que actuaron, impidiendo incluso que fuera asistido por sus amigos. Además, Escoda señaló en declaraciones a radio La Red que al momento de ser detenidos, los rugbiers no estaban alcoholizados.

 

Noticias relacionadas

“Se va a realizar una pericia scopométrica, que es el cotejo entre el dibujo de la zapatilla y una impronta que hay en el rostro de la víctima para ver si coincide con el calzado", explicó.

 

El undécimo detenido por la muerte de Fernando Báez, Pablo Ventura, fue liberado anoche luego que la fiscal que entiende en la causa no pudiera establecer si el joven participó del ataque del grupo de rugbiers.

Detenidos, crimen Villa GesellLos diez rugbiers detenidos.

La defensa de Ventura presentó, según entiendo la fiscalía, las pruebas suficientes para demostrar que el joven no estuvo en Villa Gesell el día del asesinato de Báez, aunque se sigue investigado.

 

Según trascendió, en las últimas horas la fiscalía buscó probar la presencia de Ventura en Villa Gesell a través de la filmación de un auto que partió de una zona cercana a la vivienda donde se hospedaba el grupo de rugbiers, pero las grabaciones de cámaras de peajes no lograron confirmar que se trataba el auto de la familia Ventura.

En las mismas aparece un vehículo que coincide con el modelo que maneja el padre del remero, José María, pero en ningún momento pudo confirmarse que el vehículo haya pasado por los peajes que conectan la ciudad costera con Zárate.

 

También se comprobó que en el contrato de alquiler de la casa donde detuvieron a los diez deportistas figuraban los nombres de todos ellos menos el de Ventura.

 

Otra prueba determinante fue el video con el que la familia de Ventura aseguró que el joven había cenado con ellos en Zárate la noche previa al asesinato de Fernando.