Liberacion de Pablo VenturaLiberación de Pablo Ventura

Pablo Ventura, el joven de 21 años que fue liberado tras aparecer implicado en el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido a la salida de un boliche en Villa Gesell, dijo que todavía no puede "caer" en lo que le tocó vivir, al permanecer tres días preso por un homicidio.

 

"Ahora me siento mucho mejor, pero todavía no caigo", expresó el muchacho, que fue liberado tras no encontrarse evidencias de que estuvo en Villa Gesell la noche del crimen y sí de que permaneció en Zárate.

 

En tanto, José María, padre del muchacho, consideró que su nombre fue "tirado como un chiste" por algunos de los diez rugbiers detenidos.

 

Noticias relacionadas

"Llegué a la conclusión de que cuando los allanaron no estaban sabiendo que asesinaron a una persona y tiraron el nombre de Pablo Ventura como diciendo un chiste", sostuvo el hombre.

 

Con pocas palabras, Pablo dijo que lo que le tocó vivir "fue muy difícil", aunque rescató que durante su detención fue "tratado muy bien".

 

Por su parte, José María dijo que los jóvenes implicados nunca se habían peleado con su hijo: "Tuvo un conflicto muy estúpido hace muchísimos años".

 

El hombre se mostró agradecido con el fiscal Walter Mércuri y dijo que puede "comprender los tiempos de la justicia".

 

En tanto, Jorge Santoro, abogado de la familia Ventura, indicó que en el transcurso de los próximos meses se iniciarán acciones civiles contra los rugbiers acusados.

 

"Por ahora estoy enfocado en la libertad de Pablo, que quede libre de culpa y cargo. Lo demás, hubo daños y perjuicios y la afectación a la dignidad que le han producido a este chico ha llegado a su núcleo familiar, su núcleo de amistades y en el orden social donde se mueve Pablo. Eso tendrá que ir por la vía civil", explicó Santoro.