Country de PilarCountry donde se detectó el fraude, Prensa de EDENOR

En la última semana, la empresa Edenor denunció robos de energía en el partido de Pilar Oeste y de Tigre.

 

En el último caso, desmanteló 44 conexiones ilegales con un consumo estimado equivalente a 2.450.000 pesos en un barrio cerrado y el método fue a través de un cable subterráneo.

 

Durante 2019, en el área de concesión de Edenor se tradujo en seis denuncias elevadas a fiscalías por un total de 116 conexiones ilegales que fueron detectadas en los partidos de General Rodríguez, San Miguel, La Matanza, Tigre y Pilar, lugar del último operativo.

 

Noticias relacionadas

En el caso de Pilar, se descubrió  que 44 socios de Boca Ratón Country Life tenían una conexión clandestina y se estima que la cantidad de energía no declarada que consumieron ascendía a 270 mil KwH, es decir, la misma energía mensual gastada por 4 mil heladeras con freezer.

 

Las denuncias penales por robo de energía se registraron en la UFI N° 3 de Pilar, bajo la causa de Investigación Penal Preparatoria N°14-02-792/20. 

Country de Pilar, prensa Edenor
Técnicos encontraron un cable subterráneo que suministraba corriente de forma ilegal, Prensa EDENOR

Desde Edenor, explicaron que “no es la primera vez que ocurre, en 2002 también pasó y nos dimos cuenta de que estábamos ante un comportamiento sistemático”.

 

A diferencia de “los colgados de la luz”, parte del problema en barrios exclusivos surge de la contratación de ofertas por Internet (usando el MarketPlace de Facebook, por ejemplo) para que manipulen los medidores o instalen medios alternos de corriente como cables subterráneos.

 

Este último caso se suma a otro detectado donde se descubrieron robos de energía en 31 viviendas de trece barrios de la urbanización Nordelta, al norte del Conurbano bonaerense. El fraude fue por 436.000 kWh, equivalentes a unos 4 millones de pesos.

 

A través de un comunicado, Edenor previene sobre los riesgos del delito: “las conexiones ilegales representan un serio peligro de electrocución para las personas que las manipulan y aumentan la posibilidad de que se generen cortocircuitos y focos de incendio”. Las penas pueden ser de un mes y hasta 6 años de prisión por este delito.

 

En el marco de la investigación, la empresa reveló a Clarín que hay otros dos casos en la mira en otras zonas del centro de Pilar.

 

El problema no se limita a los barrios en el norte de la provincia, en Edesur se contaron más de 10.000 conexiones ilegales en 2019, un 10 por ciento de los cuales se ubican en barrios cerrados y countries.

 

“Se detectan anomalías en el suministro y hacemos operativos sorpresa“, detallaron desde la compañía. Se sacan los medidores e instalaciones clandestinas y se instalan los autorizados.