Protestas por corrupción en ColombiaProtestas en Colombia contra la corrupción.

Según el último informe elaborado por Transparencia Internacional sobre la corrupción, entregado el último jueves 23 de enero, se reveló que más de 180 países no muestran avances en la lucha contra dicho tema. En América Latina hace cuatro años dicha cuestión está estancada en una notable muestra del fracaso para luchar contra la misma.

 

Quien habló sobre esto fue la coordinadora regional para América de Transparencia Internacional, Teresita Chávez. La mujer habló de el escándalo Odebrecht y lo calificó como "uno de los mayores a nivel global”.

 

"La falta de avances reales es decepcionante y puede tener efectos negativos para los ciudadanos de todo el mundo”, sostuvo, por su parte, Patricia Moreira, Directora Gerente de Amnistía Internacional. "Para acabar con la corrupción y mejorar la calidad de vida de las personas, debemos atacar la relación entre la política y las finanzas”, agregó.
En cuatro de los miembros del G7 (Canadá, Francia, Reino Unido y Estados Unidos), la percepción sobre la corrupción aumentó y Alemania y Japón se mantienen. Solo Italia muestra cifras algo mejores que las de 2018.

 

Noticias relacionadas

En América Latina, el mejor puesto quedó en manos de Uruguay, que con 71 puntos ocupa el lugar 21 a nivel global. Luego aparece Chile (puesto 26, con 67 puntos), seguido por Costa Rica (56 puntos). Son los tres únicos países de la región que superan los 50 puntos. Por debajo de esa línea encontramos a Cuba (48), Argentina (45), Ecuador (38), Panamá y Perú (36).

 

Venezuela fue el peor del ranking con solo 16 puntos, posicionándose en el lugar 173 superado por Guinea Ecuatorial, Sudán, Afganistán, Yemen, Siria, Sudán del Sur y Somalia.

Nicolás Maduro, VenezuelaNicolás Maduro, presidente de Venezuela. 


Marwa Fatafta, de Transparencia Internacional para Medio Oriente y el norte de África, explicó: "Existe una clara conexión entre corrupción e inestabilidad”.

 

Como recomendación para que los números comiencen a cambiar, explicaron que es importante reforzar controles entre los poderes del Estado, blindar los procesos electorales, limitar la influencia de la economía en la política, evitar las "puertas giratorias” y fomentar la participación ciudadana.

 

Teresita Chávez habló de Nicaragua y Venezuela y los calificó como dos países con "mucho en común: muchas grandes violaciones de los derechos humanos, opresión de la oposición y servicios públicos deficientes”. Sobre Venezuela, fue tajante y lo describió como un "quiebre de la democracia” y lo calificó como "Estado fallido”.

 

Al finalizar dejó un análisis esperanzador: "Estoy segura de que veremos cambios en el futuro. Las protestas muestran que la gente no va a dejar de reclamar por sus derechos”.