Catherine FulopCathy Fulop en su mejor momento.

Catherine Fulop elige cuidadosamente sus palabras al momento de explicar el cambio y los beneficios que le significaron el tratamiento hormonal basado en el famoso "chip sexual".

 

"Más allá de haber mejorado mi vida sexual, noté cambios en la piel - ya no es tan seca-, lo mismo con el pelo. Se reducen los calores y ganas energía. La panza no se te hincha tanto y tus estados de ánimo se estabilizan con el tiempo. El chip, como le dicen, no te convierte en una chica de 20, pero sí te ayuda a administrar los años de vida que te quedan", explica Cathy.

 

En cuanto a la experiencia del Chip, la conductora dijo: "La primera vez que leí sobre esto fue en un libro de Jane Fonda -quien más tarde me inspiró a escribir mi libro Espléndidas- que explicaba el reemplazo hormonal. Si bien hasta hace un tiempo el ginecólogo te mandaba comprar hormonas sintéticas que las conseguías en la farmacia, hoy, a través de una nueva técnica, se logró hacer hormonas bioidénticas (de origen vegetal, son muy parecidas a las hormonas que produce el organismo). Mi doctor, Damián Rozenberg, me propuso comenzar el tratamiento. La realidad es que estamos envejeciendo juntos y queremos hacerlo con la mejor calidad de vida posible".

 

Noticias relacionadas

"El chip aumenta la frecuencia, pero también porque una está más estable. Creo que nunca hay que dejar de ponerle garra; el chip sexual no es una pastilla mágica, pero ayuda", relató Cathy.

 

Sobre el tratamiento, los médicos revelan: "Más que chip es un pellet, un dispositivo del tamaño de un grano de arroz, que tiene testosterona, estrógeno y otros componentes. Se coloca con un aplicador en cinco minutos. Va debajo de la piel, en la zona de la cintura, y empieza a liberar hormonas. Lo importante es que el tratamiento es un reemplazo hormonal y se recurre a ello cuando a un hombre o una mujer le faltan hormonas, testosterona o estrógeno. En la mujer suele suceder durante la menopausia, por lo que el tratamiento va a mejorar su sequedad vaginal, los sofocos, los riesgos de diabetes y los problemas coronarios, uno de los mayores riesgos de esta etapa. Pero ojo que no es para cualquiera; antes hay que hacerse estudios".