Andrés OppenheimerAndrés Oppehneimer

Andrés Oppehneimer hizo referencia a la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman y dijo que "ha sido tan mal hecha y está tan manoseada políticamente, que no tiene credibilidad”.

 

En su última columna en The Miami Herald, el periodista y escritor recomendó "una investigación internacional formal” para esclarecer el caso.

 

Ante la imposibilidad de que la justicia local establezca si se trató de un suicidio o un homicidio, sugirió que la única vía para esclarecer el caso es en el exterior.

 

Noticias relacionadas

“El motivo es que incluso el presidente, Alberto Fernández, y la entonces presidenta han dado idas y venidas en cuanto a si Nisman se suicidó o fue asesinado”, expresó en diálogo con Infobae. En su texto citó lo que el actual mandatario argentino dijo en una entrevista de 2017 para el documental de Netflix El fiscal, la presidenta y el espía, que se estrenó en enero: “Dudo que se haya suicidado”. También recordó que, ahora, en cambio, el mismo Fernández dijo que “las pruebas acumuladas no dan lugar a pensar que fue un asesinato”.

 

"Hay muchos países que han pedido a la ONU y a otras organizaciones internacionales que les ayuden a resolver casos como este", señaló.

 

En el marco de la entrevista y consultado sobre los casos que le hicieron pensar en la utilidad del recurso a un tribunal supervisado por la ONU, recordó el ataque que en 2005 mató al ex primer ministro libanés Rafiq Hariri y otras 21 personas y que fue investigado por el Tribunal Especial para el Líbano en los Países Bajos.

 

"El caso del Líbano fue un solo caso de una investigación que estaba trabada. Pero hay muchos otros. En Guatemala, el crimen organizado había asesinado a tanta gente y había tanta impunidad que hace mas de diez años el presidente invitó a la ONU a supervisar las investigaciones criminales, y se creó la Comisión Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG)", detalló.

 

"Fue una agencia nueva de las Naciones Unidas hecha específicamente para Guatemala, que se dedicó durante varios años exitosamente a investigar las redes de corrupción e impunidad en el gobierno, y ayudó a esclarecer muchísimos casos. El director de la CICIG era nombrado directamente por el Secretario General de las Naciones Unidas", añadió.

 

En ese contexto, recordó que guatemala, “pidió una comisión internacional supervisada por la ONU para investigar el escándalo que sacudió al país en el 2009, cuando el abogado Rodrigo Rosenberg fue asesinado tras dejar un videotape en el que acusaba al presidente Álvaro Colom y a su esposa de querer matarlo”.

 

Dado que Colom lo negó, tras la muerte de Rosenberg y la difusión del video hubo manifestaciones para exigir la renuncia del presidente: “Nadie creía en el dictamen de los investigadores guatemaltecos que decía que Rosenberg había orquestado su propia muerte para derrocar al gobierno. La CICIG hizo su propia investigación, y demostró que el extraño asesinato efectivamente había sido encargado a través de terceros por el propio Rosenberg”, sentenció.

 

En el caso de Hariri, el tribunal asentado en La Haya acusó en 2011 a cuatro miembros de Hezbollah, y sumó un quinto dos años más tarde, por la masacre: Hussein Hassan Oneissi, Salim Jamil Ayyash, Assad Hassan Sabra, Hassan Habib Merhi y Mustafa Amine Badreddine, que más tarde fueron condenados.

 

Precisamente Hezbollah, recordó el periodista en su opinión política semanal, estaba también en el centro de la investigación de Nisman, quien “había concluido anteriormente que el grupo terrorista, respaldado por Irán, había sido responsable del ataque a la AMIA”.

 

"Los países piden ayuda técnica y/o supervisión extranjera todo el tiempo para resolver casos criminales que no logran esclarecer. Además del Líbano y Guatemala, Francia lo hizo tras el ataque terrorista a la revista Charlie Hebdo y México cuando pidió la ayuda de peritos forenses argentinos para tratar de esclarecer el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala. Como dije en mi columna del Miami Herald, si el presidente Fernández realmente quiere que se esclarezca la muerte de Nisman, que pida una investigación supervisada por la ONU, o la Organización de Estados Americanos (OEA) u otro organismo internacional creíble", finalizó.