Pelé, ex jugador de BrasilPelé, ex futbolista.

Edson Arantes do Nascimento 'Pelé', para muchos el mejor jugador de la historia del fútbol, sufre una "cierta" depresión debido a sus problemas de salud y se encuentra recluido en su domicilio, según explicó su hijo Edinho en una entrevista publicada este lunes por el portal Globoesporte.

 

De acuerdo con Edson Cholbi Nascimento 'Edinho', Pelé, de 79 años, tiene problemas de movilidad y tan solo consigue caminar con la ayuda de un andador, por lo que el astro brasileño se siente "incómodo" y prefiere no salir de casa para no ser "expuesto".


"Es bastante frágil en relación con la movilidad. Le hicieron un transplante de cadera y no hizo una rehabilitación adecuada e ideal. Entonces, tiene este problema de movilidad, que termina llevando a una cierta depresión, un cuadro allí", dijo Edinho de su padre al portal de noticias Globodeportes.

 

"Imagina, es el rey, siempre ha sido una figura tan imponente, y hoy ya no puede caminar recto. Se pone muy tímido, muy avergonzado por ello. Pero está bien, aparte de eso y de quitarle la naturaleza de la edad y todo eso", apuntó el ex portero.

Noticias relacionadas

Messi y PeléMessi y Pelé.

Explicó que el ex astro "no puede caminar normalmente. Solo con el andador. Incluso ha mejorado un poco en relación con esa reciente temporada (cuando apareció en una silla de ruedas), pero todavía tiene muchas dificultades para caminar".

 

Por esa razón, prosiguió su descendiente, Pelé, de 79 años, no tiene ganas de salir de casa. 'Se avergüenza, no quiere salir, exponerse, estar en la calle, no hacer prácticamente nada que tenga que dejar la casa. Es demasiado tímido'.

 

A finales de 2014, Pelé sufrió una infección urinaria grave y tuvo que ser sometido a diálisis.

 

En abril, viajó a París para participar en un evento comercial con el joven futbolista Kylian Mbappé, pero tuvo que ser hospitalizado y operado cuando regresó a Brasil para retirarle un cálculo renal.

 

Actualmente, Edinho trabaja como coordinador técnico y de desarrollo del equipo juvenil del club Santos, en el que fue subcampeón de Brasil como portero en 1995.

 

Hasta septiembre estuvo en la cárcel, cuando logró la progresión al régimen abierto. Edinho cumple condena por lavado de dinero y tráfico de drogas, aunque siempre afirma que es inocente.