Juan Grabois, dirigente socialJuan Grabois, dirigente social.

La polémica por los presos políticos no se detiene, cada día nuevas voces se suman a opinar del tema. Esta vez quien habló de ello fue Juan Grabois

 

Grabois fue consultado sobre ello y expresó que "no es prioridad" porque mientras tanto "la gente se está cagando de hambre".

 

"Distraernos con discusiones semánticas boludas es una falta de respeto para los que están sufriendo en Argentina. La gente se está cagando de hambre y no es prioridad discutir la semántica del poder judicial", comentó en declaraciones radiales.

 

Noticias relacionadas

"Nosotros pensamos que Comodoro Py es una mafia con honrosas excepciones, y hay muchos aspectos vinculados al poder judicial e inteligencia que requieren una profunda reforma", expresó.

 

"No es el momento, no nos pueden imponer la agenda los intereses procesales de nadie. En este momento, hay que priorizar los intereses socio- económicos de los que la están pasando mal en Argentina. El lawfare existió, pero también los bolsos de López", aseguró.

El dirigente del Frente Patria Grande opinó sobre la investigación para determinar a dónde fueron los dólares que el Fondo Monetario Internacional (FMI) le prestó a la Argentina durante el Gobierno de Mauricio Macri.

 

"Es un organismo que hace mucho daño, sobre todo a los países pobres y nuestro Gobierno no tiene que aceptar ningún tipo de condicionamiento. Yo estoy acuerdo con lo que planteó Cristina en Cuba. El FMI violó su estatuto. Se verificó y no cortaron el chorro, de hecho lo aumentaron. ¿Por qué no pueden hacer una quita y hacer una prórroga de plazo? Se debe hacer una investigación muy clara de quiénes se la llevaron", comentó.

 

"Hay que recordar que la fuga de capitales es un problema recurrente de la Argentina. Lo que hacen históricamente es sacar los dólares del sistema bancario y llevarlos afuera, en este caso, con la complicidad del Gobierno de Macri. Los empresarios tomaron la plata del Fondo y la sacaron afuera", analizó.

 

"Estamos una situación de crisis macroeconómica, con ocho pibes en el chaco salteño muertos de hambre, literalmente, con una situación de hambruna generalizada, de parálisis económica. Creo que no hay conciencia política, incluso en el oficialismo. Hablo con algunos funcionarios y parece que acá no estuvíeramos en emergencia", cerró.