EL COMUNICADO

Investigación por presuntos sobornos: allanan oficinas de Avianca en Bogotá

Fuentes de la Fiscalía y de la propia aerolínea le confirmaron a este diario que la investigación se centra en el uso irregular de tiquetes en Centroamérica en 2017.
Jueves 13 de febrero de 2020

Allanamiento de oficinas de Avianca en BogotáLas oficinas de Avianca en Bogotá, Colombia.

La Fiscalía General de Colombia allanó el miércoles las oficinas de Avianca Holdings, como parte de una investigación relacionada con una presunta expedición irregular de boletos por parte de funcionarios de la aerolínea.

 

Inicialmente la Fiscalía informó que el allanamiento estaba relacionado con una investigación de un posible soborno a funcionarios de la empresa por parte de Airbus para favorecer al fabricante europeo en un proceso de compra de aviones, pero horas después hizo la aclaración.

 

"Con fundamento en la información dada por la Superintendencia de Sociedades que dan cuenta de la existencia de equipos de cómputo que contendrían información detallada sobre este asunto, una fiscal adscrita a la Dirección Especializada de Investigaciones Financieras ordenó una inspección a las instalaciones de Avianca Holdings con miras a obtener material probatorio", dijo la Fiscalía en un comunicado.

 

Noticias relacionadas

"Como quiera que en la sede de esta compañía no se encontraron todos los equipos solicitados, la Fiscalía General de la Nación ordenó diligencia de allanamiento", agregó.

 

No obstante, la Fiscalía General aseguró que está en curso otra investigación relacionada con el supuesto soborno por parte del fabricante europeo de aviones.

Allanamiento de oficinas de Avianca en BogotáFachada de las oficinas.

Airbus acordó hace dos semanas pagar un récord de 4.000 millones de dólares en multas después de llegar a un acuerdo con fiscales en Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos por presuntos sobornos y corrupción que se remontan a por lo menos 15 años.

 

Avianca confirmó que el procedimiento judicial y dijo que la investigación por una supuesta expedición irregular de tiques fue comunicada a la Fiscalía General y al Departamento de Justicia de Estados Unidos en agosto de 2019.

 

"Como siempre ha sucedido, Avianca ha prestado y prestará toda la colaboración a las autoridades y facilitará la documentación requerida, solicitando la indispensable protección de la información que goza de amparo constitucional", sostuvo la aerolínea en un comunicado.

 

El mayor accionista de la aerolínea Avianca Holdings, Germán Efromovich, dijo hace una semana en Bogotá que se detectó en El Salvador la supuesta expedición irregular de boletos a funcionarios del gobierno de ese país centroamericano por parte de empleados de la aerolínea y de Roberto Kriete, quien preside actualmente la junta directiva.

Avianca
Colombia
Allanamiento
Sobornos
EN ENTREVISTA

Duque, presidente colombiano: “Colombia no participa en operetas ni en sainetes en Venezuela”

En una entrevista con un reconocido medio español defendió su gestión de la crisis del coronavirus y niega que exista un dilema entre salud y economía.
Sábado 13 de junio de 2020

Iván Duque, presidente de Colombia, NAIván Duque, presidente colombiano.

Iván Duque, presidente de Colombia, ha sido uno de los primeros mandatarios de América del Sur en decidir medidas drásticas contra el avance del coronavirus en su país que actualmente registra 45.000 contagios y casi 1.500 muertes. En una entrevista dio su mirada sobre la situación actual colombiana y se muestra optimista.

 

En diálogo con el medio español El País, Duque repasó las medidas adoptadas por su gobierno durante la pandemia y la actual relación con Venezuela y Nicolás Maduro.

 

Respecto a porqué cree que las sociedades deben ser mejores por el coronavirus, dijo: “Genuinamente creo que la madre tierra nos está hablando, la humanidad nos está hablando, la sociedad nos está hablando. Este tiempo de tantas reflexiones nos ha permitido valorar más que nunca el medio ambiente, la importancia del sector de la salud, de todos sus profesionales, el papel de nuestros campesinos, los que producen los alimentos de las cadenas de suministro. Nos ha permitido reflexionar también sobre nuestra cercanía con los seres más queridos, entender cuántas conquistas podríamos lograr con la virtualidad, con la tecnología. Todo este proceso nos tiene que servir para acelerar la historia y acelerarla para bien, para que tengamos un mundo más sostenible, que motive mucho más el uso de la tecnología, donde nos demos cuenta de que también podemos tener más calidad de vida sin perder productividad, trabajando en casa, compartiendo más con nuestros hijos.”

 

Sobre la fase en donde se encuentra Colombia, manifestó: “Nosotros tenemos una tasa de contagios por millón de habitantes que es muy inferior a la de muchos países de Europa y de América Latina, cuando miramos el número de muertes por millón de habitantes también tenemos unas cifras que están muy por debajo. En la medida que se hacen más pruebas siempre van a aparecer más casos, pero lo que es interesante es la positividad. Colombia tiene una positividad que está por debajo del 10% y la letalidad, que está en un rango del 3%. Esta no es una competencia entre países, pero sí nos permite ver cómo va el desempeño.”

 

En lo que respecta a la situación sanitaria, analizó: “Ningún sistema de salud del mundo está preparado para un crecimiento exponencial de una pandemia. En España tuvieron que tomarse medidas muy difíciles, drásticas. Sabemos que la pandemia va a estar, los casos van a aparecer y sabemos que personas desafortunadamente van a fallecer, pero el punto es llevarlo a una situación que no sea exponencial. Colombia llegó a esta pandemia con más de 5.400 UCI. Fuera de eso se hizo una expansión natural de unidades de cuidados intermedios a UCI que nos llevaron a cerca de 6.300 en total, dejando cerca de 3.000 para enfrentar la covid y en las próximas ocho semanas debemos estar teniendo aproximadamente unos 3.000 ventiladores [respiradores] más. Siempre es bueno dimensionar: un país como Holanda tenía 1.100 UCI, Perú tenía menos de 1.000, Chile tenía alrededor de 1.300. Bogotá tiene aproximadamente 1.000. Claro, teníamos regiones vulnerables, pero aun así, hemos dispersado en el territorio 92 ventiladores. Seguimos ampliando la capacidad y haciendo medidas de cerco epidemiológico donde se requiera.”

 

 

En lo que respecta a la conducta de los colombianos opinó: “Creo que ha sido un comportamiento bueno. He tenido unas muy buenas conversaciones con mi amigo, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. Hace aproximadamente unas cuatro o cinco semanas compartimos experiencias y nosotros decíamos que nuestras sociedades, que son latinas, es difícil compararlas con la disciplina que puedan tener las sociedades asiáticas, que están relativamente acostumbradas a enfrentar brotes de virus respiratorios y tienen una larga tradición de disciplina social, de distanciamiento, inclusive en las mismas prácticas de saludo. El gran reto que tenemos es cómo adaptar esa cultura nuestra, latina, más festiva, más calurosa, a un momento donde ese distanciamiento físico y el uso del tapabocas son los protocolos que nos ayudan a salvar vidas.”

 

“Nosotros hemos enfrentado la pandemia, pero no hemos dejado de cumplir con nuestros objetivos y derroteros de Gobierno. El aislamiento naturalmente cambia comportamientos, pero nosotros veníamos entre enero y marzo en una tarea decreciente de criminalidad. El año pasado terminó con una de las tasas de homicidios más bajas en más de 40 años. Y a mí me preocupa mucho el tema de los líderes sociales, lo dije desde el día de mi toma de posesión. ¿Quién está matando a los líderes sociales? El narcotráfico, la extracción ilegal de minerales, los grupos armados organizados que quieren seguir nutriéndose de esos negocios ilícitos. El año pasado cerramos con una reducción en asesinatos de líderes sociales. Yo no puedo sentirme contento con eso, eso hay que llevarlo a cero. ¿Cómo? Enfrentando esas estructuras, haciendo los cambios sociales en las regiones. En medio de esta pandemia hicimos la más grande entrega de títulos de tierra masivos que se ha hecho en el país, más de 5.000. Y también en otros frentes, en medio de esta pandemia hemos tomado decisiones en términos de transparencia, seguimiento, de los sistemas de información de compras públicos para que pueda hacerse un escrutinio ciudadano y por parte de los organismos de control del gasto público”, comentó sobre las denuncias de corrupción y asesinatos.

 

“Colombia cerró 2019 con un crecimiento por encima del 3%, por encima del promedio mundial, de la OCDE, regional, y en los dos primeros meses del año la economía estaba carburando a un muy buen ritmo que nos llevaba en promedio creciendo por encima del 4%. Vino el primer choque a finales de marzo. Y cuando uno mira el balance del primer trimestre del año, la economía colombiana creció el 1,1%. Viene un segundo trimestre, que es un gran desafío, porque tomamos unas medidas draconianas necesarias. Yo creo que América Latina va a mostrar una senda de recuperación ojalá un poco más rápida y ya vemos que las perspectivas sobre Colombia de cara sobre todo al año 2021 es que vamos a tener una economía que va a crecer por encima del 3% aproximadamente”, agregó sobre el balance de las pérdidas.

 

En Colombia se encuentran casi dos millones de venezolanos y sobre su presencia el presidente dijo: “Venezuela vive una catástrofe, una tragedia humanitaria, económica, social, producto de una dictadura inclemente. Y por eso han salido más de cinco millones de hermanos venezolanos, la segunda crisis más grande después de la de Siria. Nosotros tenemos cerca de 1,8 millones de migrantes. Algunos, muy pocos, han regresado. En proporción estamos hablando de casi el 3% de la población colombiana. Y fuera de eso tenemos una situación donde la precariedad del sistema de salud de Venezuela representa un riesgo. Por eso celebro que el Gobierno español, que el titular de Exteriores de la UE, Josep Borrell, que la OEA, que la ONU, que el Banco Mundial, el BID, Canadá, Prosur, hayamos participado en una mesa de donantes para movilizar recursos, pero hay que decirlo, tardía, porque este es un problema que se viene incubando desde tiempo atrás y es una bomba de tiempo. Aquí no podemos seguir hablando y hablando. Las grandes tareas que se requieren en Venezuela son cuatro: el cese de la usurpación y el fin de la dictadura, un Gobierno de transición con participación amplia, una convocatoria de elecciones libres y un plan de reconstrucción.”

 

En lo que respecta a la salida de la crisis, expresó: “Eso no fue ninguna incursión. Eso fue un sainete, una opereta, y ahí no participó Colombia, porque Colombia no participa en operetas ni en sainetes. Como presidente de Colombia siempre he dicho lo que tengo que decir frente a la dictadura de Venezuela a plena luz del día, sin subterfugios, y no lo dejaré de hacer nunca, nosotros somos signatarios de la carta democrática interamericana. Nosotros tenemos claro que el proceso de transformación de Venezuela se necesita, por eso digo fin de la usurpación. Que tengamos un Gobierno de transición con representación amplia, tienen que estar todos, tiene que haber una convocatoria de elecciones y un plan de reconstrucción.”

 

Al finalizar brindó novedades sobre en qué estado está la causa de escuchas del Ejército: “Ningún miembro de la Fuerza Pública puede cometer actos contrarios a la ley y a la Constitución. Lo dije desde el primer día que llegué a la presidencia de la República y he dicho que aquí hay tolerancia cero. Vamos a ser implacables frente a los responsables. Y en efecto, en esos testimonios que se conocieron hay perfilamientos de personas cercanas a mí, de mi secretario general de la presidencia de entonces, a una puerta de mi oficina, pero también hay de periodistas y de otras personas. Todos deben ser rechazados y hemos dicho que las investigaciones avanzaran en el plano que nos corresponde a nosotros, en el administrativo, en hacer toda la depuración que se requiera y también en acompañar a las autoridades judiciales para que haya sanciones ejemplarizantes.”

Colombia
Iván Duque
Venezuela

Vicepresidenta de Colombia ocultó que su hermano cumplió condena por narcotráfico en EE.UU.

Ramírez defendió desde siempre una línea dura contra las drogas, pero en Colombia nadie sabía esta historia. La noticia desató una oleada de críticas.
Sábado 13 de junio de 2020

Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta de Colombia, Reuters Marta Lucía Ramírez.

Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta de Colombia, se encuentra envuelta en una gran polémica debido a un hecho que sucedió en 1997 e involucra a su hermano Bernardo Ramírez, condenado por narcotráfico. Según una investigación periodística de La Nueva Prensa, basada en documentos oficiales de la justicia norteamericana, la hoy vicepresidenta pagó una fianza para su hermano, detenido por una operación para ingresar heroína a Estados Unidos.

 

Durante  su carrera, Ramírez defendió una línea dura contra las drogas, pero en el país andino no se conocía la historia de su hermano. La noticia ha desatado férreas críticas contra ella por haberlo informado 23 años después y solo tras la revelación periodística. El presidente, Iván Duque, salió en su defensa, igual que los ministros que una hora después de la publicación promovieron una etiqueta en redes sociales para apoyarla. “Pretender enlodar a una mujer digna y valerosa por la conducta de un familiar es un acto de vileza y difamación. Marta Lucía Ramírez ha sido ministra, embajadora, senadora, candidata a la presidencia, después de esa tragedia, y siempre la hemos visto entregada a servir a Colombia”, dijo el mandatario el jueves en Twitter.

 

Posteriormente ella se encargó de difundir un comunicado en el que no niega el hecho pero lo califica de “tragedia familiar” porque su hermano se involucró en “un negocio fácil”. “Tuvimos que ayudarlo firmando una garantía, no una fianza, para asegurar que se presentara a la justicia”, escribió la vicepresidenta que agregó que se trataba de ataques políticos. La fianza, según los periodistas Gonzalo Guillén y Julián Martínez, autores de la investigación ascendía a 150.000 dólares.

 

Marta Lucía Ramírez trabajó con distintos gobiernos y es una de las mujeres más importantes de la política colombiana. Ha estado en el sector privado y ha sido ministra de Comercio exterior y embajadora en Francia del Gobierno de Andrés Pastrana, ministra de Defensa de Álvaro Uribe, senadora de la coalición uribista, candidata presidencial por el Partido conservador y ahora vicepresidenta de Iván Duque, entre otros cargos. Luego de la noticia, los ex presidentes sostuvieron conocer el caso previamente y ella afirmó que había dado información a quienes consideró "que debían conocerlo”. La polémica ha girado en torno a si debió informar también a sus electores y sobre las responsabilidades éticas y políticas de ese silencio, pero no las judiciales pues en Colombia no existe el llamado delito de sangre y no se responde legalmente por los crímenes de los familiares. De hecho se ha recordado que el anterior vicepresidente, el general Óscar Naranjo, también tuvo un hermano involucrado en narcotráfico, pero según aseguró el senador Roy Barreras, este sí informó antes de ser general y de asumir su cargo.

 

Pero este no es el único problema en el que se involucra a Ramírez en los últimos meses. La organización InSight Crime reveló que Álvaro Rincón, esposo de la vicepresidenta, tuvo negocios inmobiliarios con un hombre conocido como Memo Fantasma o Guillermo León Acevedo, a quien varios paramilitares identifican como un narco en la sombra. La Fiscalía General de la Nación llamó al esposo de la vicepresidenta para que informe cómo era la relación con Acevedo. Para el momento de la transacción, en 2006, Marta Lucía Ramírez era parte de la sociedad inmobiliaria. Sobre esto ha negado que supiera de las actividades ilícitas y que le investigaron los antecedentes antes de hacer negocios pero no hallaron nada.

Narcotráfico
Colombia
Condena
Estados Unidos