Las inversiones mormonas pasaron de USD 40.000 millones en 2012 a unos USD 100.000 millones en 2019, según The Wall Street Journal. Inversiones mormonas pasaron de USD 40.000 millones en 2012 a unos USD 100.000 millones en 2019.

Según datos de The Wall Street Journal (WSJ) la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, conocida como iglesia mormona, armó en poco más de medio siglo uno de los fondos de inversión más grandes del mundo.

 

Los datos se dieron a conocer recién el año pasdo cuando un ex empleado de la iglesia presentó una denuncia al Servicio de Rentas Internas (IRS), la autoridad impositiva federal de los Estados Unidos. La denuncia daba cuenta que el fondo, llamado Ensign Peak Advisors, había acumulado USD 100.000 millones y utilizado algunos de manera impropia.

 

El prestigioso diario estadounidense comenzó una investigación entre una docena de ex empleados y socios de la empresa y descubrió “una firma que pasó de tener una operación de poca monta en los ’90s a convertirse en un gigante comparable a los más grandes de Wall Street”.

 

Noticias relacionadas

La iglesia mormona no tiene obligación legal de informar sobre sus finanzas, y no lo hace para no desalentar las donaciones de sus 16 millones de miembros en el mundo. Roger Clarke, titular del fondo de inversiones mormón, comentó: “Pagar el diezmo tiene más un sentido de compromiso que de necesidad de la iglesia. Nadie quiere estar en una posición en la cual la gente crea que no deberían hacer su contribución".

El registro oficial de Ensign Peak Advisors en el estado de Utah.El registro oficial de Ensign Peak Advisors en el estado de Utah.

Si se calculara entre USD 80.000 millones y USD 100.000 millones, la organización tendría el tamaño del fondo de inversiones de tecnología más grande del mundo, Vision Fund, de SoftBank. El artículo del diario manifestó: “Sus posesiones incluyen USD 40.000 millones en acciones en los Estados Unidos, madera en la península de Florida e inversiones en importantes fondos como Bridgewater Associates LP”.

 

La denuncia de David Nielsen, gerente de carteras en Ensign Peak, alegó que el fondo no hace aportes benéficos, a pesar de estar inscripto como una sociedad de beneficencia exenta de impuestos.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tiene su sede en Salk Lake City, Utah, al igual que su fondo de inversiones.Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tiene su sede en Salk Lake City, Utah.

Las donaciones anuales de los mormones cubren el presupuesto que el informe del diario calculó en unos USD 5.000 millones anuales. Dean Davies, funcionario de la institución, dijo que no se habla públicamente sobre los activos “porque esos fondos son sagrados. No los presentamos para la revisión pública y la crítica”.

 

“A medida que la iglesia siga creciendo en las zonas más pobres del mundo, como África, donde los miembros no pueden donar mucho, se necesitarán las inversiones de la Ensign Peak para ayudar a financiar las operaciones básicas”,aseveró el artículo.

 

El crecimiento se dio durante el mercado alcista de la última época cuando el fondo pasó de USD 40.000 millones en 2012 a USD 60.000 millones en 2014 a unos USD 100.000 millones en 2019.


La denuncia del whistleblower abrió un debate sobre cómo usa sus fondos la iglesia mormona. Sam Brunson, mormón y profesor de derecho impositivo en la Universidad Loyola, dijo: “Podrían hacer mucho por erradicar la malaria o arreglar la red eléctrica en Puerto Rico. Aunque estoy dispuesto a dar el diezmo sin mirar, me gustaría entender qué sucede con ese dinero”.