Ataque homobófico en PalermoLas víctimas realizando un descargo.

Dos jóvenes fueron víctimas de un ataque homofóbico en un local de comidas rápidas en Palermo. Uno de ellos quedó inconsciente en el piso, debido a los golpes que un sujeto le dio con un manojo de llaves en la mano, y a su amigo, al intentar defenderlo, lo agredieron otras tres personas.

 

Las víctimas, identificadas como Marcos Zalazar, de 26 años, y Franco de Bernardo, de 24, denunciaron penalmente al atacante y grabaron un video en el que contaron el hecho que vivieron y que -aseguran- se trató de un acto homofóbico.

De acuerdo con lo que precisaron los dos chicos, todo comenzó el lunes pasado por la mañana, cuando fueron a desayunar a un McDonalds ubicado en la intersección de Córdoba y Medrano, luego de una jornada laboral en un boliche donde ambos actúan.

 

Noticias relacionadas

“El lunes, después de salir del boliche, fuimos a desayunar con un amigo a un local de comidas rápidas de Córdoba y Medrano, en el barrio porteño de Palermo. Un chico nos empezó a insultar. Nos gritaba putos de mierda. Muertos de hambre. No tienen ni para comer. Nos tiró la gaseosa en la cara. Nos pegó a los dos con un manojo de llaves. Me desmayé y me tuvieron que hacer puntos. Nos molió a palos a mi amigo y a mí”, contó Marcos Zalazar.

 

De la nada uno hombre nos empieza a insultar, el de seguridad lo separa. A nosotros nos sentó en una mesa y al agresor en la otra punta. Pero cuando salimos el muchacho regresó y me golpeó. No pude reaccionar porque tenía la cara llena de sangre, me desvanecí y lo único que recuerdo es que estaba en el baño y unos chicos me ayudaron”, detalló el joven, víctima del ataque homofóbico.

 

“Lamentablemente hoy me veo compartiendo algo distinto a lo que suelo subir a mis redes. Pero cuando la realidad te pega una sacudida, no podes hacerte el desentendido”, aseguró.

 

Además, aseguró que buscan testigos de la agresión: “Si alguien estuvo esa mañana en el Mc Donalds, por favor escribame por privado. Esto no puede seguir pasando, ni a mi, ni a nadie. Hoy nos toco a nosotros. Basta de violencia, basta de naturalizar estos ataques!”, cerró.