Ataque a joven en González Catán	Joven brutalmente atacada por otra mujer.

IMÁGENES SENSIBLES. El domingo 19 de enero por la mañana pocos sabían lo que había sucedido la madrugada del día anterior en Villa Gesell: que luego de un incidente en un boliche, y ya en la calle, una patota de diez jóvenes atacó por la espalda a Fernando Báez Sosa, de 18 años, y tras molerlo a golpes una patada en la cabeza, cuando ya no tenía forma de defenderse, segó su vida. Pero a cientos de kilómetros de la costa, en lo profundo de La Matanza, y bajo la luz de los primeros rayos del sol, casi ocurrió lo mismo: un incidente en un local bailable, un ataque desproporcionado filmado desde varios ángulos por jóvenes que nunca intentaron evitar el despliegue violento. Y, una vez más, con la víctima en el piso, una trompada descomunal y una patada artera, criminal. Casi lo mismo que en Villa Gesell, pero en González Catán y, esta vez, entre mujeres: una joven de 19 años y su atacante, una adolescente de 17 que fue detenida, acusada de intento de homicidio, y ya quedó en libertad.

 

Priscila Barreto, de 19 años de edad, fue a bailar con amigas al boliche "Carolina". Ahí adentro la encontró su antagonista -que no podía estar en el local, ya que era menor-, que comenzó a increparla por su ropa y su forma de caminar. Priscila intentó no hacer caso de la provocación. Pero la otra chica la tomó del cuello y le dijo: "Guacha, a vos te voy a matar", según ella cuenta.

 

La adolescente -identificada solo por la inicial de su nombre, Y.- se encontraba junro con cinco amigas. Priscila cuenta que en todo momento la agredían de manera verbal, la incitaba a que peleara y, al mismo tiempo, animaban a la otra a que le pegara. "Fue a eso de las 7. Me empezó a insultar y junto con sus amigas me señalaba, me decía cosas. No sé si no estaría borracha o drogada", cuenta Priscila.

 

Noticias relacionadas

En ese momento Priscila le dijo a los patovicas del boliche sobre las agresiones que estaba sufriendo: "Les dije lo que estaba pasando y me dijeron que tenía que comunicárselo a otros patovicas, no a ellos. Entonces no dije nada más y me quedé". Un amigo de la chica, al notar lo que pasaba, le ofreció llevarla a la casa en moto de inmediato. Había "bondi", problemas entre chicas, y temía que si ella se quedaba en el local o si salía sola podían lastimarla.

 

Priscila salió de "Carolina" con su amiga Candela y con aquel chico, Darío. Su "enemiga" y su "escolta" fueron tras ellos. "Estaba en la vereda esperando a que mi amigo sacara el candado de la moto para irnos. En ese momento esta chica me llama y me invita a pelear, me agarra de los pelos, y me empieza a pegar", cuenta Priscila. En uno de los videos de la paliza que recibió se ve cómo es arrastrada hasta la calle mientras recibe rodillazos y trompadas en la cara. El video fue filmado por una amiga de la agresora, que arengaba a los gritos de "Dale, Y., daleeeee", mientras advertía: "Son bondi de guachas, eh, que nadie se meta porque nos paramos de mano todas".

 

Brutal ataque a una joven en González Catán. CANAL 26.

 

"Me acuerdo de que mi amiga Candela lloraba y les pedía por favor que me soltaran, y la agarraron de los pelos y le dijeron que no se metiera porque le iban a dar a ella también", cuenta Priscila. Recuerda vagamente que Y. le decía que le pegaba por causa de un chico que ella no sabe quién es. Entiende que era solo una excusa para agredirla.

 

Inmediatamente, los patovicas llegaron y las separaron, "Estuvieron un rato viendo cómo me pegaba, hasta que me sacaron de ahí, me metieron en el boliche y me dejaron parada al lado de la barra", cuenta Priscila.

 

"Yo estaba toda ensangrentada, llorando. Me quería ir a casa. Me sentía muy mal", cuenta Priscila. Unos 15 minutos después la sacaron a la calle, donde todo parecía haberse calmado. Acompañada por su amiga Candela llegó hasta la esquina y se sentó en la vereda para descansar un momento y fumar un cigarrillo. Pero resultó que su agresora estaba con las amigas a la vuelta del boliche. Y la pudo ver.

 

Ataque a joven en González Catán	Evidencias de la brutal golpiza.

 

Y. la encaró, mientras sus amigas filmaban. "Si vos querés pelear, la hacemos como vos quieras", le dijo a Priscila, que estaba sentada en el piso, con el ojo izquierdo prácticamente cerrado y muy dolorida. En total dominio de la situación, como se ve en el video que se viralizó, Y. le dio una trompada en la cara y, enseguida, una furibunda patada en la cara, que dejó a Priscila inconsciente.

 

Circunstancialmente, un primo suyo pasaba por allí con su camioneta y la reconoció. La llevó al hospital Simplemente Evita, de González Catán. "Ahí me pusieron suero y después llegó mi papá y me llevaron a la clínica donde estuve internada cinco días", relata Priscila.

 

El parte médico es muy claro: Priscila llegó al hospital con fractura de tabique, de pómulo y de la órbita ocular izquierda. Se le produjo una "bolsa de aire" detrás del ojo; debe seguir ahora un tratamiento para recuperar completamente la visión de ese lado. Hoy, como consecuencia de los traumatismos, sufre vahídos, problemas de memoria y constantes mareos, ya que por los golpes tuvo un desvío de la cervical. "Gracias a Dios esa patada no fue mortal", sostiene su madre, Sandra.

 

Ataque a joven en González Catán	La joven atacada: internada por la golpiza.