India Protesta MujeresIndia, mujeres protestando.

El jueves, un grupo de estudiantes organizó una protesta en el campus, exigiendo medidas contra las autoridades de la universidad que las "humillaron". "La menstruación no es una enfermedad", dice este mensaje de protesta escrito sobre una toalla femenina.

 

Pravin Pindoria, miembro del consejo administrativo de la institución, dijo que el incidente había sido "desafortunado", y agregó que se había ordenado una investigación y que se tomarían medida contra los culpables. No obstante, Darsha Doholakia, vice rectora de la universidad, culpó a las estudiantes.

 

Doholakia argumentó que las jóvenes habían violado las reglas y añadió que algunas se habían disculpado. Sin embargo, algunas de las estudiantes dijeron que están bajo presión de las autoridades de la escuela para desestimar el incidente y no hablar de lo que pasó.

 

Noticias relacionadas

El viernes, la Comisión de Mujeres del Estado de Gujarat ordenó una investigación sobre este "vergonzoso ejercicio" y pidió a las estudiantes que "hablaran sin miedo sobre el agravio".

 

Esta no es la primera vez que estudiantes mujeres son humilladas en nombre de la menstruación. En un caso muy similar, 70 estudiantes fueron obligadas a desnudarse hace tres años en una escuela en el norte de India, después de que una celadora encontrara sangre en la puerta de un baño.

 

La discriminación de las mujeres cuando tienen la regla es común en India, donde la menstruación es desde hace tiempo un tabú, y las mujeres con la regla son consideradas impuras. A las mujeres que tienen el período, no se les permite entrar a los templos. Estas suelen ser excluidas con frecuencia de eventos sociales y religiosos, se les niega la entrada a templos y santuarios, y no se las deja entrar en las cocinas.

 

Cada vez más, mujeres educadas de las ciudades están empezando a desafiar estas ideas. En años recientes, se ha intentado que la menstruación sea entendida como lo que es: una función natural del cuerpo femenino.

 

En 2018, en un acontecimiento considerado histórico, el tribunal superior ordenó que se abrieran las puertas del santuario de Sabarimala a mujeres de todas las edades, argumentando que mantener a las mujeres fuera del templo en el estado sureño de Kerala era discriminatorio.

 

Pero, un año más tarde, los jueces acordaron revisar esta orden después de que se produjeran protestas masivas en el estado. Para sorpresa de muchos, entre los manifestantes había un gran número de mujeres, una indicación de cuán profundamente arraigado está el estigma de la menstruación.