Coronavirus, crucero en Japón, reutersCrucero Diamond Princess, varado en Japón, REUTERS.

Cientos de personas comenzaron a desembarcar el miércoles del crucero en cuarentena Diamond Princess en Japón, mientras arreciaban las críticas por la gestión que ha hecho el país de un brote de coronavirus que ha infectado a más de 540 personas. Sin embargo, los argentinos que están varados en el barco no tienen novedades sobre su situación.

 

Una de las argentinas dentro del barco, aseguró que ni desde el consulado ni desde la Cancillería les dieron información sobre la evacuación, que llevará tres días.

 

"La verdad es que no sé nada. Esto es un desastre. Ahora dicen que los hoteles de Tokio no nos aceptan. Es un desastre", indicó la pasajera, en medio de su desesperación por la falta de noticias y por el encierro.

 

Noticias relacionadas

Hoy se van los australianos, se fueron los coreanos. Se están por ir los canadienses. A nosotros no nos dicen nada", agregó y contó aún son muchos los turistas a bordo.

Coronavirus, crucero en Japón, reuters

"Suponemos que nuestros análisis son negativos porque si no ya nos hubieran sacado del barco. Pero es terrible la falta de información. Te come la cabeza", agregó la argentina.

 

El número de muertos por el coronavirus en China continental superó los 2.000, pero el de casos nuevos cayó por segundo día consecutivo, ofreciendo esperanzas y dando un respiro a las bolsas asiáticas y a los futuros estadounidenses.

Coronavirus, crucero en Japón, reuters

En Japón, cientos de personas desembarcaron del crucero Diamond Princess, de bandera británica, atracado en Yokohama, cerca de Tokio, poniendo fin a una dura prueba que comenzó cuando el barco fue puesto en cuarentena el 3 de febrero después de que un pasajero proveniente del barco fuera diagnosticado con el virus en Hong Kong.

 

El brote en el transatlántico, propiedad de Carnival Corp , dio lugar a la mayor concentración de nuevas infecciones de coronavirus fuera de China a pesar de las más de dos semanas de cuarentena para sus aproximadamente 3.700 pasajeros y la tripulación a bordo.

 

Mientras las preguntas se arremolinaban sobre cómo el virus se propagaba tan fácilmente en el barco, el ministro de Sanidad Katsunobu Kato defendió los esfuerzos de Japón.

 

"Desafortunadamente, han surgido casos de infección, pero en la medida de lo posible hemos tomado las medidas adecuadas para prevenir los casos graves, incluyendo el envío de personas infectadas al hospital", dijo Kato en un informe de la emisora estatal NHK.

Coronavirus, crucero en Japón, reuters

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) dijeron que los esfuerzos de Japón podrían haber frenado el virus, pero que no fueron suficientes.

 

Estados Unidos ha llevado a casa a más de 300 compatriotas evacuados del barco y otros países están haciendo cola para recoger a sus ciudadanos, incluidos los australianos.

 

Al igual que Australia, Estados Unidos y otros países están haciendo que los ciudadanos pasen 14 días en cuarentena a su regreso.

 

Con Japón a pocos meses de ser sede de los Juegos Olímpicos, los críticos dicen que la respuesta del gobierno parece haber tenido más en cuenta la gestión de la percepción pública que el brote en sí.

 

Desde el principio, los expertos plantearon dudas sobre la cuarentena en el barco. Los pasajeros no fueron confinados a sus habitaciones hasta el 5 de febrero. El día anterior, mientras eran revisados por funcionarios, continuaron los eventos a bordo, incluyendo bailes, juegos de preguntas y una clase de gimnasia, dijo un pasajero.

 

Solo se permite abandonar el barco a los pasajeros que dan negativo y no muestran síntomas. Aquellos que han dado negativo pero estaban en camarotes con personas infectadas permanecerán a bordo para una cuarentena adicional, dijeron responsables japoneses.