Crucero Diamond PrincessCrucero Diamond Princess

El Gobierno de Japón confirmó la muerte de dos pasajeros del Diamond Princess, el crucero puesto en cuarentena con más de 3.700 personas a bordo durante dos semanas en el puerto nipón de Yokohama, después de que se detectara un caso de Covid-19 en la embarcación.

 

Se trata de dos ciudadanos japoneses, un hombre y una mujer de 87 y 84 años, respectivamente, que contrajeron el coronavirus a bordo.

 

Ambos fueron trasladados a hospitales los días 11 y 12 de febrero, y los dos padecían enfermedades subyacentes, según la cadena de televisión japonesa NHK. Son las primeras víctimas mortales del barco, en el que 634 personas han resultado infectadas, ha informado este jueves el Ministerio de Sanidad japonés. Con ellos son tres los fallecimientos en Japón a causa de la enfermedad.

 

Noticias relacionadas

El Diamond Princess está anclado en el puerto de Yokohama desde hace dos semanas. El hallazgo de un caso de coronavirus dentro del barco, un pasajero que se había apeado en Hong Kong el 1 de febrero, hizo que las autoridades japonesas decidieran mantener a bordo —aislados en sus camarotes, salvo salidas excepcionales a cubierta— a los 3.771 ocupantes, entre pasajeros y tripulación, durante una cuarentena de dos semanas.

 

En este periodo, al menos 634 personas se han contagiado también, después de que el miércoles se informara de 79 infecciones más. Pese a los nuevos casos, las autoridades japonesas respetaron el fin de la cuarentena, previsto para el 19 de febrero, y desde el miércoles centenares de pasajeros han procedido a desembarcar. El operativo, que se demorará hasta el viernes, solo permite abandonar el barco a aquellos que han dado negativo en el virus y no padecen síntomas; mientras, los pasajeros que han compartido camarote con personas infectadas deberán quedarse en el barco hasta nueva orden.

 

Según el Ministerio de Salud japonés, los 2.666 pasajeros, no así los 1.105 tripulantes, han sido sometidos a la prueba de detección del coronavirus. La operadora del crucero decidirá cuándo la tripulación que no ha resultado infectada puede abandonar el barco.