Alejandro Vandenbroele, causa Ciccone, NAAlejandro Vandenbroele, ante la Justicia. NA.

El ex empresario y testigo "arrepentido" de la causa Ciccone, Alejandro Vandenbroele, renunció hoy al Programa de Protección de Testigos tras la modificación que dispuso el Gobierno y señaló que la permanencia en ese sistema ponía "en riesgo" su "seguridad".



El ex titular de la firma The Old Fund sostuvo que su decisión de renunciar al Programa se basó en la filtración de su legajo y las declaraciones del secretario de Justicia, Juan Martín Mena, que el último jueves criticó la exposición pública del "arrepentido" en una entrevista periodística.



"La permanencia en el Programa pone en riesgo mi seguridad", afirmó Vandenbroele luego de renunciar al Programa que, a partir de un decreto del Poder Ejecutivo, volvió a la órbita del Ministerio de Justicia.



En este sentido, precisó: "Tuve en cuenta varias cosas para renunciar, la filtración de mi legajo, las declaraciones de miembros del Poder Judicial, la vuelta del Programa al Ministerio de Justicia y las declaraciones Mena, responsable político del Programa".



Por otra parte, Vandenbroele volvió a negar que su decisión de testificar en el segundo tramo de la causa Ciccone -por la cual está detenido el ex vicepresidente Amado Boudou- haya sido porque se le pagó con la adquisición de un hotel en Mendoza, como indicaron algunos medios de comunicación tres la filtración de su legajo.



"Mi declaración como arrepentido fue libre, no fue pagada por nadie", aseguró el testigo, quien regresará al hotel que desató el escándalo pero aclaró: "Voy a viajar más seguido a Buenos Aires para seguir las causas judiciales. Esto no puede quedar así".