Nene de 10 años murió ahorcado en Santa Fe, su madre y padrastro fueron detenidos	Horror en provincia de Santa Fe.

Adrián Insaurralde tenía 10 años de edad y se encontraba internado en terapia intensiva en el Hospital Reconquista de Santa Fe desde el 6 de febrero pasado. Esa noche, familiares lo encontró colgado de una cama cucheta y por eso denunciaron un "intento de suicidio". Taras agonizar por 12 días, el niño murió y sus padres finalmente quedaron en la mira de la Justicia.

 

Los familiares en cuestión son Evelyn Lencina, madre del menor, y Carlos Vicentín, padrastro del nene, quienes permanecerán en prisión preventiva por al menos 60 días por los supuestos delitos de "privación ilegítima de la libertad con abandono de persona seguido de muerte".

 

Luego de conocerse la noticia de la muerte de Adrián, los vecinos del barrio Guadalupe marcharon en reclamo de justicia y vincularon las reiteradas situaciones de violencia y maltrato intrafamiliar que sufría el chico con la drástica decisión que tomó el menor.

 

Noticias relacionadas

"Lo hacían lavar la ropa y secarla, cocinar, y lo dejaban encerrado todo el día. A veces lo ponían en penitencia y lo hacían arrodillar sobre escombros. Le pegaban feo", comentaron los vecinos.

 

Sin embargo, pese al calvario en el que vivía Adrián -al igual que el resto de sus hermanitos-, una de las personas que hizo la denuncia sostuvo que una sola vez recibieron la visita de una asistente social. Pero nada cambió.

 

Por estas horas, el fiscal adjunto de la Unidad de Investigación Fiscal de Reconquista sostuvo ante los medios de comunicación que tanto Lencina como Vicentín fueron imputados por "abandono de persona". Luego, amplió: "Consiste en haber puesto en peligro la vida y la salud física de cuatro menores de edad, uno hijo de él y tres hijos de ella, que convivían en el domicilio al menos desde septiembre de 2019 hasta el presente. Y en caso de la madre le imputamos el impedimento de contacto con el padre biológico del niño”.

 

El funcionario comentó además que “el agravante se debe al maltrato psicológico sufrido por el niño, que ya había tenido intentos de suicidio, y el abandono psíquico de un niño que estaba muy depresivo”.

 

La pena prevista para este delito es de 6 a 20 años para la madre y de 5 a 15 años para el padrastro. “Es una pena que casi se equipara al homicidio simple. Una pena bastante alta y de efectivo cumplimiento", manifestó el funcionario.