Rugbiers detenidos, crimen en Villa GesellComelli y Lucas Pertossi.

Dos de los rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell el pasado 18 de enero, pasan su cumpleaños lejos de su familia y encerrados en una celda de la Unidad Penitenciaria 6 de Dolores.

 

Se trata de Lucas Fidel Pertossi, quien mañana cumple 21 años, y Enzo Tomas Comelli, que cumple 20, ambos detenidos como coautores del "homicidio doblemente calificado por alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas" de Fernando Báez Sosa y las lesiones que sufrieron cinco de los amigos de la víctima.

Fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) aseguraron que "por el momento" no hay ningún pedido realizado por los dos presos ni por sus familiares para que se les autorice una visita especial.

 

Noticias relacionadas

"La única visita autorizada que tienen esos presos son los días jueves de 18.30 a 19.30", dijo una fuente del SPB, aunque aclaró que en general un interno puede pedir una visita especial, lo que no ocurrió hasta el momento.

 

Estos dos rugbiers permanecen alojados en una celda de la Alcaidía del penal de Dolores junto a seis de sus amigos: Máximo Thomsen (20), Ciro Pertossi (19), Blas Cinalli (18), Ayrton Viollaz (20), Luciano Pertossi (18) y Matías Benicelli (20).

 

Por disposición de las autoridades del penal, los ocho rugbiers están separados de resto de la población carcelaria, para evitar que puedan sufrir agresiones.


La situación de los 10 rugbiers

Detenidos, crimen Villa Gesell

Máximo Thomsen (20): testigos lo señalaron como “el sujeto que le propinara patadas en el rostro” cuando Fernando estaba “de rodillas sobre el suelo”.

 

Ciro Pertossi (19): junto con Thomsen, es de los más complicados ante la justicia. Al menos tres testigos lo señalaron como el que “le pegó a Fernando cuando ya estaba en el piso, en su cabeza, cara y pecho”. 

 

Lucas Pertossi: quien hoy cumple 21 años, es el mayor del grupo. La fiscalía determinó que registró con su celular la secuencia del ataque, desde que fueron expulsados del boliche hasta que él mismo deja de grabar la golpiza para agredir a un amigo de la víctima. 

 

Luciano Pertossi (18): el menor de los diez rugbiers acusados. Testigos lo identificaron como uno de los agresores de Báez Sosa.

 

Matía Benicelli (20): un testigo lo señaló como “agresor directo”, otro lo situó “agrediendo también a un amigo” de la víctima, y otro lo identificó como quien le gritó a Fernando: “A ver si volvés a pegar negro de mierda”.

 

Enzo Comelli: hoy cumple 20 años. Al momento de ser detenido presentaba un hematoma sobre el labio inferior, y según la fiscalía, “premeditadamente” agredió a Báez Sosa “junto con los restantes imputados, previo a repartirse roles para agredir físicamente a la víctima y posteriormente matarla”.

 

Blas Cinalli (18): según su imputación “existen sendos elementos probatorios para ubicarlo en una participación criminal esencial en la comisión del hecho y como agresor directo de Fernando”.

 

Ayrton Viollaz (20): es el único del grupo que no tenía teléfono celular y la fiscalía entendió que “todas la probanzas valoradas” lo “ubican claramente junto a Fernando pudiendo quizás tratarse de un agresor directo”.

 

Alejo Milanesi (20) y Juan Pedro Guarino (19): fueron detenidos junto al resto de sus amigos, pero recuperaron la libertad por falta de méritos aunque siguen involucrados en la causa.