Hotel AlojamientoHotel alojamiento en Buenos Aires

Los hoteles alojamiento, popularmente conocidos como “telos siguen buscando innovaciones para atraer a sus clientes en medio de una “crisis del sexo”.

 

“La crisis de los hoteles alojamiento no es distinta a la crisis económica general, es un consumo más que está en baja en la Argentina”, señala José Capelo, Presidente de la Asociación de Hoteles Alojamiento por hora.

 

El empresario admite que en la merma de público también influyen el cambio en los gustos y en el comportamiento de la sociedad: “Antes era impensable que un chico compartiera la cama con la novia en casa de los padres, hoy es normal. Esos chicos de más de 18 años ya no necesitan un hotel, pero si tuvieran el dinero y se le ofreciera calidad, entretenimiento e independencia, vendrían”.

 

Noticias relacionadas

Además, desde 2018, el Código de Habilitaciones de la Ciudad de Buenos Aires permite el ingreso de más de dos personas, sin distinción de sexo, con lo que, el telo dejó de ser un lugar exclusivo para ser uno súper inclusivo.

 

Muchos son los datos que muestran que el telo se está convirtiendo en el lugar ideal para festejar una fecha especial, un aniversario, o pasar un día del fin de semana. De hecho, además de los infaltables sauna, hidromasaje, ducha escocesa y canales porno, muchos albergues anuncian “fútbol en directo”.

 

Capelo asegura que hay dos tipos de clientes de los hoteles alojamiento, y para cada uno hay una propuesta distinta: el habitual y el que busca una experiencia novedosa. “El cliente que viene todas las semanas, se cansa de lo llamativo o lo temático, busca una ambiente minimalista, sobrio y de categoría con un servicio de calidad”, explica el empresario.

 

Piedra, madera y revoques texturados, tanto en exteriores como en interiores son la tendencias. Mármol en los baños y porcelanato en los pisos en lugar de alfombras es lo que se usa. “Los hoteles actuales van de lo temático a lo aspiracional. Hay muchos alojamientos que buscan asociar su imagen a los destinos más preciados de la clase media, así es como aparecen las palmeras cuando la referencia es Miami”, explica.

 

Con los smartphone, no son necesarias ni cámaras para el uso del cliente, solo hay que tener un buen dispositivo bluetooth para que conecten los teléfonos a las pantallas. Eso sí, como las actividades en los telos no son exclusivamente sexuales, sino más bien recreativas, los establecimientos ofrecen Netflix.

 

Por mencionar un ejemplo, hablamos del Hotel Torres de Lago, frente a la Universidad de Lomas de Zamora, en Monte Grande. Este telo se promociona como el más grande de Sudamérica y entre otros servicios, ofrece “cocina de autor como los mejores hoteles internacionales”. Con habitaciones en dúplex y triplex, las más lujosas tienen mesa de pool.

 

Tolosa afirma que el truco de los hoteles es ofrecer una arquitectura con todo lo que no “tenés en tu casa”, así no solo los servicios de spa y equipamiento electrónico hacen la diferencia, también el estilo. “Los espejos, la iluminación y el tratamiento en los cielo rasos es clave”, explica y agrega ahora se usa la luz blanca dimerizada, es decir que se puede regular la intensidad, además de que los tableros touch screen permiten elegir distintas “escenas” con mayor intensidad en algunos puntos de la habitación y menos en otros.

 

En sus proyectos, el arquitecto evita las luces puntuales sobre la almohada para no deslumbrar y las coloca sobre las mesas de luz y otros lugares de apoyo, como para no olvidar nada en medio de la penumbra general.

 

Por otro lado, Tolosa afirma que el uso de los espejos debe ser nutrido pero señala que hay un lugar donde no deben faltar: junto al perchero o la puerta de salida, para “chequear cómo estamos”, antes de abandonar la habitación.

 

Nuevos servicios de lunch, desayunos y bebidas gratis, precios promocionales y horarios extendidos son las estrategias de marketing que ensayan los establecimientos para retener clientela o incrementarla.