Carlos Orellano Carlos Orellano.

El cuerpo de Carlos Orellano fue encontrado por la tarde flotando en la costanera central del río Paraná, en la ciudad de Rosario. 

 

Según precisaron fuentes del caso, la mujer dio aviso a la Policía que, a la vez, advirtió el hecho a la Prefectura Naval, que posee jurisdicción sobre el afluente. La justicia de Rosario investiga su desaparición y logró determinar que el joven de 23 años fue visto por última vez en una disco ubicada en “La Fluvial”.

 

Orellano, que según la denuncia de sus familiares radicada ante la fiscalía de homicidios culposos de turno de Rosario, a cargo de ValeriaPiazza Iglesias, salió de su casa a bailar el domingo último a la noche y no regresó.

 

Noticias relacionadas

Asimismo, las fuentes añadieron que el muchacho hasta la una de la madrugada del lunes tuvo actividad en su celular y posteriormente sus amigos publicaron fotos en el interior de la disco.

Prefectura buscando cuerpo en Paraná

Los familiares del joven desaparecido denunciaron que fue sacado del boliche por el personal de seguridad por haber ingresado al área VIP sin la pulsera correspondiente a ese sector.
El padre de Carlos Orellano había hablado con la prensa este miércoles por la mañana frente a las puertas del boliche, denunció que su hijo "fue arrojado por los patovicas al agua" y afirmó que hubo complicidad del lugar bailable: "Baldearon, borraron las evidencias, incluso mi hijo estaba sin camisa, según los testigos. Han limpiado todo, sacaron la basura, pero se tomaron el trabajo de borrar las pruebas".

 

El padre de la víctima, indicó: "Lo que yo pienso como padre es que a mi hijo me lo mataron. Su causa de muerte fue no ponerse la pulsera para entrar al vip, ahí le pegan un empujón, lo golpean, le lastiman la cara y él se enoja, los patovicas lo llevaron para el río y lo emboscaron, por lo tanto lo único que le queda es estar del otro lado de la baranda frente al río, ahí no sabemos si se resbaló o lo tiraron".

Prefectura buscando cuerpo en Paraná

Asimismo, en la madrugada del lunes, una mujer policía que cumplía funciones de custodia adicional, fuera del boliche, denunció al 911 que vio a un joven apoyado sobre una baranda del muelle número 3 y que en un instante, antes de poder identificarlo, no lo volvió a ver, presumiendo que pudo haberse caído.

 

El abogado de la familia, Salvador Vera, había denunciado este mediodía "graves irregularidades" en la investigación por la desaparición del joven y apuntó a personal de seguridad privada del boliche y a policías adicionales que se encontraban trabajando en ese momento.