Viña del Mar, Ricky MartinRicky Martín llegó a Buenos Aires y saludó a sus fans que lo esperaban en la puerta. 


Ricky Martin volvió al país luego de cuatro años, en el marco de su gira Movimiento Tour. Y sus fanáticos no solo agotaron las entradas de cada una de sus presentaciones, sino que también se agolparon frente al Palacio Duhau - Park Hyatt de Buenos Aires con la esperanza de verlo, aunque sea de lejos. Y se llevaron una gran sorpresa al ver que su ídolo salió a saludarlos.

Noticias relacionadas

 

Recién llegado de la ciudad de Córdoba, donde ofreció un show frente a más de 7500 personas en el estadio Orfeo Superdomo, el boricua decidió salir a saludar a los seguidores que lo aguardaban con una murga en la puerta del hotel donde se encuentra alojado: no dudó en subirse a las rejas para saludarlos.

 

“Movimiento en Argentina. Estaba sentado en mi habitación del hotel y de momento escuché la comparsa. Gracias por tanto amor. Te adoro #Argentina #MovimientoTour”, escribió Ricky en su cuenta de Instagram junto al video en el que se lo ve en plena acción junto a sus fans.

 

El cantante brindará tres presentaciones en el Arena Buenos Aires: el jueves 27, el viernes 28 y el sábado 29. Y, en cada una de ellas, hará un repaso de los mejores temas de su carrera y dará un adelanto de “Tiburones”, su próximo disco.

Ricky Martin en Buenos AiresRicky Martin en la ventana del hotel saludando a sus fans que acamparon durante días para verlo. 

Antes de arribar a nuestro país, Ricky causó sensación en el Festival de Viña del Mar, en Chile. Primero, sorprendió a todos al darle un “piquito” a Martín Cárcamo, presentador del evento junto a María Luisa Godoy. Y, después, conquistó al “monstruo” de la Quinta Vergara con su nuevo sencillo, “Tiburones”, y con un repaso por sus históricos éxitos como “Livin’ la vida loca”, “Te extraño, te olvido, te amo", “Tal vez”, “Vuelve”, “Pégate”, “La mordidita” y “Vente Pa´ca”.

Ricky Martin en Buenos AiresRicky se acercó a las rejas del hotel donde sus fans le entregaron regalos.

Según trascendió, entre sus exigencias previas a cada show habría pedido una sala pintada de azul, su color preferido, una pava eléctrica, velas blancas, desinfectante de manos, un exprimidor y una licuadora. Los alimentos que solicitó fueron en su mayoría frutas y verduras, algunas crudas y otras cocidas, aunque también pidió algunos snacks y algo de “comida chatarra”.

Ricky Martin en Buenos Aires