Tiroteo en EEUU, MilwaukeeEl atacante fue abatido.

Al menos seis personas murieron en un ataque de un hombre en una fábrica de cerveza en Milwaukee, en el estado de Wisconsin, de la que había sido despedido tiempo atrás, informaron las autoridades.


El suceso fue incluso comentado y confirmado por el presidente estadounidense, Donald Trump, en una conferencia de prensa que ofreció anoche para referirse a la situación en el país planteada por el coronavirus.

"Hoy un asesino malvado abrió fuego contra la planta de Molson Coors, cobrándose las vidas de cinco personas. Es algo terrible y nuestros corazones están con la gente de Wisconsin", dijo Trump en la Casa Blanca.

Noticias relacionadas

 

Anteriormente, el alcalde de Milwaukee, Tom Barrett, señaló que había un número indeterminado de muertos en ese ataque, aunque el diario local Milwaukee Journal Sentinel afirmó que fueron siete, incluido el atacante.

 

La Policía de Milwaukee señaló en su cuenta de Twitter que estaba investigando un "incidente crítico" en el bloque 4.000 de la calle West State, mientras que el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) señaló que las autoridades estaban respondiendo " a una escena de un tirador activo en el Edificio de MillerCoors".

 

El Milwaukee Journal Sentinel, que citó varias fuentes, habló de un tiroteo en la fábrica de cerveza Molson Coors, y apuntó que hubo siete muertos, entre ellos el autor de los disparos.

Tiroteo en EEUU, Milwaukee

 

El canal local Fox6 precisó que el agresor era un empleado de la cervecería que iba vestido con su uniforme de trabajo, pero reportes televisivos revelaron luego que el agresor había sido despedido de la empresa.


Según el Milwaukee Journal Sentinel, los empleados de Molson Coors fueron informados vía correo electrónico de que había un tiroteo en o cerca de unas escaleras en la segunda planta del edificio 4 de la fábrica.

 

Ese medio recordó que Molson Coors, que opera la marca MillerCoors, anunció a finales de octubre planes para cerrar su oficina de Denver (Colorado) y la reubicación de cientos de sus trabajadores en la planta de Milwaukee.