Alberto Fernández, AGENCIA NAAlberto Fernández.

El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que le da "una enorme pena" que se cuestione la intención del Gobierno de modificar el sistema jubilatorio del Poder Judicial y advirtió que tiene "un costo fiscal altísimo", al tiempo que subrayó que no tiene "ningún interés de que nadie se jubile y se vaya" de la Justicia.


"Es una enorme pena que discutamos estas cosas, porque estaba seguro de que es un avance en favor de la igualdad. El sistema de los jueces no es nuevo, viene de hace mucho tiempo", sostuvo el mandatario.
  

Noticias relacionadas

 

En diálogo con Radio 10, el jefe de Estado advirtió que "la Argentina está pasando por un momento muy difícil" y remarcó que este tipo de regímenes especiales son "insoportables con la lógica" porque tienen "un costo fiscal altísimo".
  

 

"No es cierto que yo haya sido cerrado en este tema. Hablamos (con los magistrados), pero encontramos una resistencia muy grande. Aún así, hubo cambios. Hablé con el presidente del Consejo de la Magistratura (Alberto Lugones) que me trajo una serie de propuestas que incorporé y que se modificaron en el Congreso", afirmó.
  

 

A la vez, Alberto Fernández se quejó de la "desvergüenza asombrosa" de la oposición para criticar la iniciativa oficial y cuestionó la "honestidad intelectual" de algunos legisladores de Juntos por el Cambio.
  

 

"Decir que uno hace esta ley para vaciar la Justicia e inducir a 550 jueces a jubilarse... Yo no induzco a nadie a jubilarse. Ojalá sean jueces dignos que sigan trabajando, entendiendo que tienen que hacer un aporte distinto a la Argentina. No tengo ningún interés de que nadie se jubile y se vaya. Si resulta que es más importante privilegiar su bolsillo que al servicio de Justicia, también tienen el derecho a hacerlo. Pero nadie está buscando semejante cosa", indicó.

  

Al respecto, el mandatario se mostró molesto y señaló que "los que colonizaron la Justicia fueron ellos".

 

"Es asombroso lo que han hecho. Ahora vienen a explicarme a mí. Tienen un problema conmigo: de este tema sé. A mí, no. Yo sé lo que pasa en la Justicia. A mí, no. Yo lo conozco esto. Lo único que estoy intentando es mejorarla, que haya un sistema más equilibrado en relación al resto de los argentinos", agregó.

 

E insistió en la justificación del proyecto de ley: "En los últimos años los jueces han logrado tener sueldos muy importantes. Un juez de la Corte gana tres o cuatro veces lo que gana el Presidente o un senador. El sistema claramente es deficitario".

 

A la vez, remarcó que los cambios que se buscan introducir "en nada hacen mella a la condición de juez". "Simplemente estamos poniendo orden en las cuentas públicas", finalizó.
  

 

El Presidente se expresó de esta manera luego de que la Cámara de Diputados le diera media sanción al proyecto de ley que disminuye los "privilegios" de los regímenes especiales de jubilaciones de jueces, fiscales y diplomáticos, en una sesión marcada por la polémica respecto a la inclusión de Daniel Scioli, quien fue designado embajador en Brasil y aclaró que sigue siendo legislador porque aún no fue oficializado en el Boletín Oficial.