Ricky MartinRicky Martín en "Movimiento Tour".

Respaldado en una soberbia puesta en escena y en su gran carisma, el cantante puertorriqueño Ricky Martin brindó anoche un imponente show en el estadio Movistar Arena, ubicado en el barrio porteño de Villa Crespo, en el que renovó su romance con las fans locales.

Noticias relacionadas

 

En la primera de las tres fechas del “Movimiento Tour”, que se completarán hoy y mañana, el artista repasó los grandes éxitos de su trayectoria, en medio de un gran despliegue y con una puesta de luces y una escenografía como lujoso marco.

 

Baladas como “El amor de mi vida”, “Fuego contra fuego” y “Tu recuerdo”, entre otras; y piezas que invitan al festivo baile, como “La bomba”, “Living la vida loca”, “She bangs” o “María”, conformaron un cocktail perfecto para que el protagonista de la noche pudiera poner en escena todos sus mohines.

Ricky MartinRicky Martín en "Movimiento Tour", Diario26.com

 

Los detalles del show

El artista estuvo acompañado por un cuerpo de cuatro bailarines y cuatro bailarinas; y una correcta banda conformada por una batería, percusión, dos teclados, dos guitarras, un bajo, un corista y una sección de vientos; que en muchos casos se complementó con pistas grabadas.

Unas 20 canciones, en una hora y media de concierto, alcanzaron para dejar satisfecha a una audiencia conformada, en su mayoría, por mujeres, quienes profirieron gritos durante gran parte del show.

 

Sin dudas, uno de los grandes protagonistas del espectáculo fue el escenario, con una novedosa estructura, que acuñaba en su interior una suerte de minicampo vip, rodeado por parasarelas por donde desfilaba el cantante y los bailarines, logrando una gran cercanía con una gran parte del estadio.

 

Pero esta estructura contó además con plataformas que se elevaban, escaleras que se desplazaban, parrillas de luces móviles y cañones lanzahumos, que se activaron en distintos momentos del show.

Ricky MartinRicky Martin en pleno show, Diario26.com

 

“Esta noche dejo mi alma en este escenario”, advirtió Ricky Martin, en uno de sus primeras palabras al público, y no pareció exagerar si se comprueba su desempeño a lo largo de la noche.

 

Esto ocurrió en medio de una primera parte de neto corte bailable, con ese interesante híbrido que mezcla ritmos caribeños, en especial el merengue; sonidos electrónicos, pop y algunos rasgos de flamenco.

 

En ese pasaje, el cantante interactuó permanentemente con los bailarines, ocasiones en las que aprovechó para jugar con su costado más sensual.

 

 

“La parte romántica, mi favorita”, anticipó el artista hacia la mitad del show, en el momento de bajar los decibiles y encarar una serie de baladas clásicas, que fueron recibidas con tanta efusividad como las canciones más bailables.


El tramo final

 

Tras un set que culminó con la coreada “Vuelve”, para el tramo final del show, volvió el ritmo con “She bangs”, en donde se le cumplió el sueño a una fan de subir a bailar al escenario.

 

Una seguidilla de grandes hits que culminó con “La copa de la vida” y “Vente pa´ca” marcaron el final que, digno con el gran despliegue de la hora y media anterior, tuvo un juego lumínico, humo y papel picado, como un gran punto final a toda orquesta.