Femicidio en CatamarcaNaim Vera y Brenda.

Un joven de 19 años se entregó a la Policía luego de descuartizar el cuerpo de su novia, de 24, y quemarlo en una parrilla, en la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca.

 

El espeluznante femicidio fue cometido por Naim Vera, hijo de un reconocido médico cirujano y una kinesióloga, y tuvo como víctima a su novia, Brenda Gordillo.

 

Este lunes por la tarde hubo una marcha encabezada por familiares, amigos y vecinos para pedir justicia por la joven.

 

Noticias relacionadas

Tras quemar los restos de la joven, el asesino esparció parte de los restos en un contenedor y en sectores aledaños a la ruta provincial 4.

 

Luego, el femicida contó lo que había hecho a una amigo y finalmente a sus padres, el cirujano Oscar Vera y la kinesióloga Marcela Menem, quienes decidieron llevarlo a la Brigada de Investigaciones de la Policía local, donde se entregó a las autoridades.

Naim Vera, femicida de CatamarcaVera.

De acuerdo con lo informado por el sitio del diario El Ancasti, el femicidio se produjo entre las 4:00 y las 8:00 del domingo en un departamento situado en Ayacucho 68.

 

Según una versión ligada a fuentes oficiales, el joven alegó que todo se produjo cuando su novia le comunicó que cursaba un embarazo y que la misma terminó cuando ella cayó por las escaleras, momento en el que habría fallecido.

 

No obstante, Iván, hermano de la joven, aseguró que la autopsia realizado en el cadáver indica que Brenda fue asfixiada y que no estaba embarazada.

 

Iván sostuvo que "no hay indicios" de que lo que dijo Vera en sus primeras declaraciones sea cierto.

 

También resaltó que se presentó en la justicia con su padre y un abogado "como si nada, como si hubiera atropellado a un perro".

 

"Hizo lo peor, es indefendible. No puede haber perdón para esta persona", expresó en declaraciones al canal Todo Noticias (TN).

 

El joven, quien aseguró que no tenía trato directo con Vera, dijo que no sabía de hechos de violencia en la pareja, aunque por redes sociales se enteró que el femicida contaba con antecedentes de ese tipo en relación a otras parejas.

 

Según la reconstrucción, que en estos momentos realiza el fiscal Hugo Costilla, Brenda y Naim Verá comenzaron una relación amorosa ocasional en el mes de diciembre. “No eran novios pero se veían cada tanto, salían a tomar algo, tenían relaciones como cualquier chico o chica de esa edad. Se estaban conociendo”, dice una amiga de la víctima.

Femicidio en Catamarca, Brenda GordilloBrenda Gordillo.

El sábado a la tarde, Vera se comunicó con Brenda y la invitó al departamento que era propiedad de su abuela ubicado en la calle Ayacucho al 68. El inmueble estaba deshabitado, pero el chico tenía las llaves. Ella llegó en su Volkswagen gol cerca de la medianoche. Cerca de las 3 AM, algo pasó. La Justicia todavía no puede determinar si existió alguna discusión o pelea entre ellos. Lo cierto es que el estudiante de medicina atacó a Brenda. No la golpeó, pero le introdujo un trapo en la boca y la asfixió.

 

El hijo del médico encendió la parrilla que está en el balcón del departamento. No desmembró el cuerpo con un cuchillo como trascendió en principio apenas se conoció la noticia, sino que colocó el cuerpo entero. El accionar de las llamas sobre el cadáver provocó una fuerte llamarada y un espeso humo que hizo despertar a una vecina que se asomó y vio a Vera frente a la parrilla. Le llamó la atención la situación, sobre todo porque eran las 4 de la mañana, pero cerró sus ventanas y se fue a dormir.

 

La autopsia reveló que Brenda no estaba embazarada, incluso no podía estarlo. La víctima tenía un quiste en el utero que le impedía tener hijos de acuerdo a los resultados de la autopsia. El mismo examen al cuerpo de Micaela señala que, si bien no tiene golpes ni traumatismos, sí existen lesiones defensivas como arañazos o raspones.

 

Familiares, amigos y conocidos de la joven encabezaron el lunes por la tarde una multitudinaria marcha en reclamo de Justicia por el centro de la capital provincial.

 

La movilización arrancó pasadas las 18.30 en la plaza 25 de Mayo y la encabezó una bandera larga negra con la inscripción en letras blancas que decía "Justicia por Mica".

 

En el medio de la manifestación se encontraban familiares de Micaela que expresaban su indignación por lo ocurrido y reclamaban el rápido esclarecimiento del femicidio.

 

Junto a los familiares, caminaban cientos de vecinos, conocidos, amigos de la joven asesinada y compañeras del equipo de hockey en el que jugaba la víctima, quienes portaban carteles que decían "Justicia".

 

A las 19:00, la manifestación se detuvo frente a la sede de la Gobernación catamarqueña, donde amigos y familiares se quedaron algunos minutos aplaudiendo en reclamo de justicia.
También, los manifestantes cantaron "Ni una menos, vivas nos queremos" y mostraban fotos de la joven asesinada.