Estadio de River vacío, fútbolMonumental. ARCHIVO NA.

Finalmente, este lunes 16 de marzo se dio a conocer que se suspendió sin fecha de reanudación todo el fútbol en Argentina en prevención del contagio del coronavirus.

 

El primero en marcar el camino a esta medida fue River. El club de Núñez decidió no presentarse el sábado antes Atlético Tucumán y así continuó con el reclamo de los jugadores para que se suspenda la actividad.

 

La decisión tomada por el Gobierno en las últimas horas pareció ser el impulso que llevó a la AFA a suspender el fútbol hasta nuevo aviso.

 

Noticias relacionadas

El cambio de postura oficial se dio porque tanto desde el gobierno como desde la AFA coincidieron en que no se podía ir en contra de lo que ocurre en el resto del mundo, ya que se paralizaron las mayorías de las ligas, y porque la presión de los futbolistas fue muy fuerte.

 

Chile y Bolivia se sumaron este fin de semana a las ligas sudamericanas que había parado el fútbol.

 

Sergio Marchi, secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados, había dicho por anticipado que la resolución se iba a tomar el miércoles, a las 18.00, en una reunión con los futbolistas, pero debido a la presión de los jugadores todo se precipitó.

 

De hecho, Silvio Romero, capitán de Independiente, había dicho públicamente que no se debía jugar el partido programado para este martes frente a Villa Mitre, por la Copa Argentina.

 

De todos modos, si el Gobierno no tomaba la determinación de parar el fútbol, como terminó pasando, los futbolistas ya tenían decidido para por su cuenta.

 

En la reunión del miércoles a las 18 en la sede de su gremio, iban a determinar el cese de actividades mientras durara la emergencia por la pandemia. Ese encuentro, al que se habían convocado a los capitanes de los equipos, se supone que quedará suspendido luego de la decisión tomada por el Ejecutivo.

 

La medida alcanza a todas las categorías del fútbol local.