César Cotichelli, hombre que murió en Chaco por coronavirusCésar Cotichelli y su familia.

Hace menos de una semana se conocía la noticia de que el profesor, de la sede de Chaco de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), de 61 años, murió en un sanatorio de Resistencia por "una falla respiratoria" a causa del coronavirus, informaron fuentes gubernamentales y médicas de la provincia.


Se trata de César Cotichelli, quien permanecía internado desde el lunes del semana pasada en el Sanatorio Femechaco, en la ciudad Resistencia, y se convirtió así en la segunda víctima fatal de la pandemia en la Argentina (y primer caso en Chaco), confirmaron a Télam fuentes gubernamentales de la provincia.


Se sabía que el hombre estuvo de viaje por Egipto, Turquía y Alemania y no estuvo en aislamiento. Desde el jueves pasado presentaba síntomas como fiebre por encima de los 38 grados y diarrea.

César Cotichelli, hombre que murió en Chaco por coronavirus

César estaba dentro del grupo de riesgo ya que tenía más de 60 años y había tenido problemas de salud previos como una neumonía grave con derrame pleural, una cirugía por una hernia en diciembre e hipertensión.

 

Noticias relacionadas

El velatorio del ingeniero fue en total soledad ya que parte de su familia se encuentra en cuarentena aunque sin presentar síntomas. Tampoco pudieron visitarlo en los pocos días que estuvo internado.

César Cotichelli, hombre que murió en Chaco por coronavirus

Daniel Carunchio, tanatólogo, explicó: “El virus sigue viviendo mientras haya oxígeno del que se pueda alimentar; algunos dicen 8 horas, otros hasta 5 días. No sabemos pero es cierto que el peligro sigue existiendo. El protocolo indica que los casos comprobados van sellados herméticamente y directo a cremación. Los no comprobados se van a velar durante máximo tres horas pero sólo pueden ingresar de a tres personas”.

 

“Me acuerdo de hace 10 años, cuando todavía estábamos casados, y él tuvo la neumonía. Todos fueron a verlo, a darle aliento: todos sus hijos, sus hermanos. Esta vez fue todo muy rápido, pero lo peor es la soledad”, dijo su ex mujer, Graciela.

 

Cuando todos sus seres queridos finalicen la cuarentena, los cinco llevarán sus cenizas a la Iglesia Evangélica Luterana, de la que César participaba.