Avión de la aerolínea Air Tahiti NuiAvión de la aerolínea Air Tahiti Nui

La pandemia de coronavirus generó un nuevo récord en aviación: la aerolínea Air Tahiti Nui, una pequeña compañía del Pacífico, protagonizó el vuelo más largo de la historia.

 

El hecho ocurrió el 16 de marzo y el vuelo, que cubría la ruta entre Papeete y París, despegó de Tahití a las 3am hora local del 15 de marzo, aterrizando en Francia a las 5.54am del 16 de marzo también hora local.

 

Sin saberlo, el TN64 batió el récord del vuelo comercial más largo del mundo completando un trayecto que duró 15 horas y 45 minutos y cubrió los 15.715 kilómetros que unen ambos destinos.

 

Noticias relacionadas

A bordo de un Boeing 787 Dreamliner que la compañía estrenó a finales del año pasado, la aerolínea se convertía en noticia tras conseguir un nuevo récord en aviación comercial, título que hasta ahora ostentaba la aerolínea Singapore Airlines con un vuelo que une Singapur y Newark, con un total de 15.343 km de ruta.

Este hito de la aviación ha sido una consecuencia directa de la pandemia sanitaria que afecta al mundo en general, y que las aerolíneas sufren de forma acuciada en particular. Las últimas restricciones de viaje impuestas por Estados Unidos para frenar el virus hicieron que el avión, que en su ruta de Papeete a París tiene siempre una parada técnica en Los Ángeles, no pudiera llevarla a cabo y continuara volando hasta Francia.

 

El problema de esta escala es que, como pasa siempre que se aterriza en Estados Unidos, aunque sea en tránsito, todos los pasajeros deben bajarse del avión y pasar por la aduana (en este caso no es necesario recoger maleta porque en las escalas técnicas no se cambia de avión), para poder avanzar con el siguiente tramo del viaje.

 

Las restricciones actuales de Estados Unidos no permitieron esta escala, por lo que el vuelo continuó hasta su destino final batiendo un récord mundial de aviación, el del vuelo de pasajeros más largo que se haya programado en términos de distancia recorrida.