Operativo en Buquebus, coronavirusProcedimiento que se realizó en el buque que trajo a Luca Singerman infectado de coronavirus.

El joven que llegó al país desde Uruguay en un barco de la empresa Buquebus con más de 400 pasajeros y con síntomas de coronavirus negó haber cometido un delito contra la salud pública, mediante un escrito presentado durante su indagatoria realizada por videoconferencia.

 

Luca Singerman, en la indagatoria, se negó a responder las preguntas del juez federal de la causa, Luis Rodríguez. Lo acusan de poner en riesgo la salud de todas las personas que viajaron en el buque con él, un delito que prevé entre 3 y 15 años de prisión.

 

Es hijo del economista Pablo Singerman está, desde el 19 de marzo pasado, aislado e internado en el sanatorio Luis Agote, por lo que el procedimiento debió ejecutarse mediante una videoconferencia. Este martes, autoridades sanitarias de la Ciudad de Buenos Aires confirmaron que el joven está infectado con el Covid-19.

 

Noticias relacionadas

La indagatoria se llevó a cabo cerca de las 17. Singerman fue asistido por su defensor, Mariano Cúneo Libarona, quien puso en conocimiento al juez del escrito en el que niega todos los cargos que se le imputan.

 

Singerman está acusado de violar el artículo 202 del Código Penal, que reprime con "reclusión o prisión de tres a quince años" al que "propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas".

 

Cúneo Libarona había adelantado la estrategia de defensa cuando manifestó que Singerman "desconocía su diagnóstico al momento de abordar el buque" en Colonia, Uruguay,


Según el abogado, cuando el joven viajó desde Francia a Uruguay "estaba sin síntomas" y "los padres le pedían que volviera a la Argentina", por lo que "por precaución se hizo un examen en el Sanatorio Mautone" del departamento uruguayo de Maldonado. De acuerdo a la versión de la defensa, Singerman recibió el diagnóstico positivo cuando estaba ya en el barco.

 

"Pensar que este chico dolosamente estaba contagiando gente es realmente aterrador", agregó el defensor, que además enfatizó que "en ese barco venían 400 personas con riesgo, era un barco sanitario donde todos asumían el riesgo de estar con otros".

 

"¿Qué norma violó si todavía no había llegado a la Argentina? Ninguna, él hizo todo bien, obró con legalidad", aseguró el penalista. Luca Singerman no solo tiene enfrente una causa federal, también podría quedar sujeto a "medidas patrimoniales para garantizar bienes" ante posibles demandas civiles por parte de los centenares de pasajeros y empleados de Buquebús que fueron obligados a cumplir cuarentena.

 

El Gobierno de la Ciudad adelantó que va a reclamar por los daños y perjuicios que provocó el operativo que debió llevarse a cabo en la terminal, por lo que pidió a la Justicia que se lo admita como querellante en la causa. El procedimiento tuvo un costo de 700 mil dólares, entre los gastos que demandó el operativo en el puerto, el alquiler de combis y traslado a los hoteles de los pasajeros del buque, entre otros.