Coronavirus, China, vacunaVacuna contra el coronavirus.

La compañía dievini Hopp BioTech es dirigida por el multimillonario y fundador de SAP, Dietmar Hopp, y a su vez es el accionista mayoritario de la biofarmacéutica CureVac. El domingo, el laboratorio comunicó al periódico Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung que una vacuna podría estar disponible en otoño, si todo sale según lo previsto.

 

Friedrich von Bohlen, bioquímico, director general de dievini Hopp BioTech y miembro del consejo de supervisión de CureVac habló sobre el desarrollo de la misma.

 

Friedrich von Bohlen dijo: "Primero, es importante entender lo que está sucediendo actualmente. Las vacunas son la única forma para proteger a las personas de infectarse. Pero, para los que ya están infectados se puede desarrollar un medicamento, y eso también lo estamos investigando. Somos conscientes que el COVID-19 puede causar una neumonía severa. Para los pacientes infectados, los investigadores están tratando de desarrollar un medicamento que combata la inflamación en los pulmones".

 

Noticias relacionadas

"Por supuesto, encontrar una vacuna es la mejor opción. Hay varios modelos. Nosotros la estamos desarrollando a partir del ARN mensajero (ácido ribonucleico), como nuestra fuente de información. En breve podremos comenzar con las pruebas", declaró el bioquímico.

 

En cuanto a los tiempos de fabricación masiva, el bioquímico aclaró: "No soy clarividente. Depende de muchos factores que están más allá de mi conocimiento. Estimo que un medicamento eficiente tardará unos meses más. Lo mismo se aplica para la vacuna. Pero para que la vacuna sea aprobada para el uso en humanos, es más probable que estemos hablando de aproximadamente un año".

 

"En cuanto a la disponibilidad de la vacuna, el ARN mensajero (ARNm) tiene una gran ventaja. Eso lo sabemos gracias a la vacuna contra la rabia que desarrolló CureVac. Es posible proteger completamente a una persona con solo un microgramo, lo que significa que un gramo de ARNm es suficiente para vacunar a un millón de personas", reveló Friedrich von Bohlen.

 

En comparación, los medicamentos convencionales a menudo requieren 500 miligramos de una sustancia para garantizar la protección. Nuevamente, el ARNm es muy potente, se necesita mucho menos para garantizar la protección, y el material en sí mismo puede proporcionarse rápidamente. Creo que se podría tener suficiente material para la segunda mitad del año, pero no sé si para entonces habrá sido aprobado.