Coronavirus, Argentina, surfista, violación de cuarentenaEl argentino en el momento de la detención.

Un argentino de 27 años fue demorado este martes en la autopista Panamericana a bordo de una camioneta, en la que volvía de Brasil con una tabla de surf en el techo. Luego de haber sido notificado, las autoridades lo escoltaron hasta la puerta de su casa para cumplir con la cuarentena obligatoria. Apenas se fuerondel lugar, sin embargo, el joven volvió a escaparse.

 

Todo comenzó cuando los efectivos de Prefectura Naval Argentina (PNA) detuvieron al muchacho, que viajaba solo, en un control vehicular en la localidad de Martínez. El conductor explicó entonces que se había ido de vacaciones a Brasil a principios de marzo, que regresó al país a través de la frontera de Paso de los Libres y que, finalmente, iba rumbo a su domicilio.

 

La explicación puso en alerta a la gran cantidad de periodistas que cubrían la noticia en el lugar, quienes le recriminaron que podía contagiar coronavirus. Pero la advertencia no fue bien recibida, derivó en un cruce de palabras y la intervención de las autoridades.

 

Noticias relacionadas

Ante la vista de los testigos, el joven se fue rodeado por un patrullero y dos oficiales en moto que lo escoltaron hasta su domicilio en el barrio porteño de Flores, donde debía ser visitado en las siguientes horas para constatar que cumpliera con el aislamiento preventivo pero eso nunca llegó a suceder.

 

Apenas unos minutos después de que las fuerzas de seguridad se alejaran de la cuadra, el hombre volvió a subirse a su camioneta y se fugó. La secuencia quedó registrada por una cámara de seguridad y el video, que fue difundido a través de su cuenta de Twitter por el periodista Paulo Kablan y se viralizó rápidamente, consiguió el repudio de cientos de usuarios que criticaron su imprudencia.

 

 

Si bien se desconocía su paradero, el hombre, que ya tenía una denuncia por resistencia a la autoridad, pudo ser aprehendido en la localidad de Ostende y condenado además por violar la cuarentena obligatoria dispuesta días atrás por el presidente Alberto Fernández, en el marco de la pandemia de coronavirus.