Coronavirus en Irán, REUTERSCoronavirus en Irán, REUTERS

Casi 300 personas murieron y mil enfermaron en Irán por la falsa creencia de que el metanol cura el coronavirus, justo el día en que el país comenzó un plan de distanciamiento social por la pandemia, que ya dejó más de 2.300 muertos en ese país.

 

Los envenenamientos mortales con metanol, un alcohol de uso industrial que es altamente tóxico, constituyen una epidemia dentro de la pandemia que tiene en vilo a Irán, donde los casos de coronavirus superan ya los 32 mil y lo sitúan como el país más afectado de Medio Oriente.

 

En las últimas semanas, por Internet y en las redes sociales circula en Irán falsa información sobre remedios que curan el coronavirus, en medio de alta desconfianza hacia el gobierno luego de que éste minimizara la crisis durante días hasta que los casos comenzaron a multiplicarse.

 

Noticias relacionadas

Hasta ahora, no se conoce una cura para el Covid-19, la enfermedad causada por el virus detectado en China en diciembre pasado. Especialistas de varios países están estudiando el comportamiento del virus y buscando medicamentos efectivos y una vacuna.

 

Pero en mensajes enviados y reenviados una y otra vez, cuentas de redes sociales iraníes afirmaron que un maestro británico y otras personas se habían curado con whisky y miel.

 

Mezclado esto con mensajes sobre el uso de alcohol en gel para lavarse las manos, algunos creyeron que beber alcohol puro mataría el virus en sus cuerpos, según varios medios locales.

 

Los medios dijeron que el temor al virus, sumado a una pobre educación y a los rumores de Internet, hicieron que decenas de personas enfermaran por tomar alcohol adulterado con metanol en la provincia de Khuzestán, en el suroeste del país, y en la sureña ciudad de Shiraz.

 

Entre los muertos hubo un chico de cinco años, informaron los medios, que además reportaron otros casos en las ciudades de Karaj y Yazd.

 

Tomar bebidas alcohólicas está prohibido en Irán, un país musulmán con un régimen de gobierno teocrático, y lo que las consumen por lo general las consiguen de contrabandistas.