Inventora de alcohol en gelLupe Hernández.

El alcohol en gel se ha convertido en el principal aliado en la lucha contra la propagación de la pandemia del coronavirus. Pero, ¿dónde tiene su origen? El desinfectante más famoso fue creado en 1966 por la latina Lupe Hernández en California.

 

Lupe en ese momento era estudiante de enfermería y se dio cuenta de que el alcohol en forma de gel podría ser la solución para aquellas personas que no tenían acceso a jabón y agua caliente.

 

Por eso motivo creó una mezcla de alcohol entre el 60% y el 65%, producto capaz de matar el 99,9 % de las bacterias de las manos en 30 segundos.

 

Noticias relacionadas

Hernández creció en Bakersfield, una ciudad a 160 kilómetros al norte de Los Ángeles. Fue allí donde tuvo la idea de crear un desinfectante de gel para la parte de la población que no tenía acceso a agua caliente.

 

Hernández optó por registrar su idea como patente ante la aceptación y el éxito que tenía. Luego de patentarlo poco se supo de lo que ocurrió con Lupe, decidiendo desaparecer de la esfera pública.

 

Originalmente, el producto fue exclusivamente utilizado en los hospitales locales, para luego expandirse a nivel nacional y a otros países.

Alcohol en gel 

Recién en 1988 empezó a ser comercializado en establecimientos abiertos al público por empresas como Purell y Gojo, dos compañías estadounidenses que siguen siendo punteras dentro del sector de los desinfectantes de manos.

 

El uso del mismo tuvo su auge en 2009, con la gripe porcina H1N1. Ese año, según datos de la industria, la venta de geles y toallitas antibacterianas en el país se disparó un 70%.

 

Desde entonces, es habitual que la gente lleve consigo pequeños botes de gel y que las oficinas de trabajo hayan incluido el uso de estos geles en sus rutinas diarias.

 

Su alta demanda en la actualidad, a causa de la pandemia del coronavirus, ha convertido a los desinfectantes en un producto casi inexistente en las estanterías de los supermercados.