PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Coronavirus: así trabajan contra reloj fábricas argentinas de respiradores artificiales

Las empresas cordobesas Leistung y Tecmé cancelaron todas sus exportaciones y triplicar su producción para abastecer solo al mercado local. El Gobierno busca contar con 1.500 dispositivos ante el avance de la pandemia.
Domingo 29 de marzo de 2020

Coronavirus, Argentina, respiradoresRespiradores artificiales.

Los preparativos de urgencia para poder afrontar el pico de la pandemia de coronavirus que se espera en las próximas tres semanas abarcan varios frentes: desde capacitar personal médico hasta preparar más camas en las terapias intensivas. En ese punto una de las claves es sumar respiradores artificiales, los equipos que entran en acción cuando las complicaciones de cualquier patología dificultan la correcta oxigenación. En ese momento la opción es conectar al paciente a un ventilador mecánico, un dispositivo sofisticado de la tecnología médica que se convirtió en uno de los equipos más buscados, y disputados, por las autoridades de salud de todos los países.

 

De acuerdo a estimaciones oficiales, Argentina tiene disponibles alrededor de 8.500 respiradores en hospitales públicos y privados, y las autoridades tienen el objetivo de conseguir otros 1.500 dispositivos más en las próximas semanas. Esta meta parece posible porque Argentina es, junto a Brasil, uno de los dos únicos países de América Latina que cuenta con fabricantes locales: Leistung y Tecmé.

 

El Gobierno ordenó a estas firmas que dejen de exportar sus dispositivos para abastecer solo el mercado interno y centralizó toda su producción para distribuir entre las distintas provincias. El sábado 28, un avión de la Fuerza Aérea partió de Aeroparque equipado con 23 respiradores para entregar en las provincias de Salta, Jujuy, Tucumán, Santiago del Estero, Catamarca y La Rioja, y otros 26 en Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones. En total, serán 194 que el Ministerio de Salud distribuirá en una primera etapa a distintos puntos del país.

 

Noticias relacionadas

¿Cómo trabajan contra reloj las fábricas argentinas de respiradores artificiales ante al emergencia del Covid-19? “En la planta estamos todos trabajando doble turno, especialmente los operarios y la gente de logística”, contó Silvina Grasso, gerente general de Leistung. Grasso recién pudo atender a este diario a la noche, tras llegar a su casa, al final de otra jornada agotadora en la sede central de la empresa, ubicada en la ciudad de Córdoba.

 

La compañía es una pyme que se fundó en 1984 y se especializa en la producción de equipamiento médico. “Hay tres líneas de soluciones: dispositivos para anestesia, respiradores de transporte (para ambulancias) y respiradores para terapia intensiva. En este momento abandonamos la primera y nos enfocamos en los respiradores, casi por entero en los de intensiva”, explicó Grasso.

 

Coronavirus, ArgentinaCoronavirus en Argentina. Reuters.

 

Según rememoró la directiva, en tiempos normales fabrican, con una dotación de alrededor de 70 personas, 400 respiradores por año. “Pero en los últimos sesenta días, ante la explosión global de la demanda por coronavirus, tuvimos que hacer una adaptación brusca: cuadruplicar la producción para fines de mayo. Y lo estamos cumpliendo semana a semana. Para eso tuvimos que aumentar la planta de personal en un 30% y trabajar en dos turnos”, explicó.

 

Lo original es que la medida del aislamiento también los obligó a rediseñar, de apuro, su proceso productivo. Todos los que no son estrictamente necesarios en la planta también trabajan el doble, pero en home office. Y eso incluye a los tres fundadores originales: los ingenieros Miguel Grasso, Oscar Barretto y Ricardo Pagliaro que siguen aportando sus saberes. “Como tienen más de sesenta años a los papis los mandamos a sus casas, pero continúan trabajando en forma remota”, contó con orgullo Silvina Grasso, aclarando que, aunque ahora la empresa es conducida por la segunda generación, “ellos siguen activos en el día a día”.

 

Claro que no solo el equipo de Leistung debió ajustarse, también sus proveedores cuadruplicaron sus entregas. “Nuestros respiradores tienen un 50% de componentes nacionales y el resto importado. Estamos tratando de reemplazar importaciones pero no es fácil porque hay cosas como sensores, válvulas y placas electrónica que directamente no se fabrican acá”. Y también explicó que desde el Gobierno provincial se pusieron a disposición para allanar cualquier inconveniente que pueda poner en riesgo la producción.

 

Por su lado, Tecme –la otra fábrica local de estos equipos– surgió en los años ‘60 de la mano de la familia Mañá. Tiene su casa matriz en Córdoba y una planta en el exterior, en Atlanta, EE.UU. En ambas elabora respiradores mecánicos en tres versiones: adulto, pediátrico y neonatal; adulto y pediátrico; y exclusivamente neonatal. La compañía suele exportar el 80% de sus productos y el 20% restante de lo fabricado lo comercializa en el mercado argentino, pero por el Coronavirus buscarán aumentar la producción al 300% para satisfacer sólo la demanda local.

Coronavirus
Argentina
Fábrica

Las Islas Baleares se abren al turismo: llegan 10.000 alemanes en un plan de recuperación

Las islas españolas permitirán que la llegada de hasta 10.900 turistas alemanes en el marco de un plan piloto para reactivar el turismo.
Martes 9 de junio de 2020

Palma de MallorcaPalma de Mallorca, España.

Las españolas Islas Baleares permitirán que la llegada de hasta 10.900 turistas alemanes en el marco de un plan piloto de dos semanas que prueba cómo equilibrar las necesidades de la industria turística con las nuevas regulaciones para frenar el brote de coronavirus del país.

 

La prueba que comienza el 15 de junio se realiza antes de que el archipiélago y el resto del país se abran de nuevo al turismo internacional el 1 de julio. El Gobierno español está bajo una fuerte presión para reactivar una industria que genera el 12% del PIB de España y proporciona 2,6 millones de puestos de trabajo muy necesarios.

 

A través de un acuerdo con el grupo turístico alemán TUI, otros operadores turísticos y varias aerolíneas, hasta miles alemanes podrán entrar en el archipiélago, anunció el martes su presidenta Francina Armengol.

 

Por mucho que esto pueda parecer en la era del coronavirus, la cifra representa sólo el 0,41% de los visitantes que las islas del Mediterráneo recibieron en la segunda mitad de junio del año pasado. Las islas, que incluyen Mallorca, Ibiza y Menorca, son un imán para los visitantes del norte de Europa y otros que buscan playas soleadas, calas rocosas y vida nocturna.

 

"Seremos la primera región (de España) en abrirse al turismo internacional en condiciones de seguridad", dijo Armengol, añadiendo que Alemania fue elegida porque ese gobierno ha mantenido estrictos controles sobre su brote, al igual que las Islas Baleares.

 

El número de muertes por el virus en Alemania, 8.695, es cinco veces menor que en Reino Unido y cuatro veces menor que en Italia. Los alemanes, junto con los marroquíes y los italianos, forman el grupo más grande de residentes extranjeros que viven en las islas.

 

Billete por orden de llegada

Los visitantes de este mes pueden venir de toda Alemania - no sólo de regiones específicas como se anunció inicialmente - y pueden comprar los billetes por orden de llegada hasta alcanzar el número máximo de 10.900. No se requiere ningún control sanitario previo para viajar, pero todos los visitantes tendrán que rellenar un cuestionario durante su vuelo que tiene por objeto identificar posibles infecciones.

 

Los alemanes estarán exentos de la regla actual de España de que los visitantes deben estar en cuarentena durante 14 días a su llegada. Podrán quedarse, por un mínimo de cinco noches, en hoteles, apartamentos turísticos y sus propias casas en las islas. Al bajar del avión, se someterán a controles de temperatura y obtendrán información sobre el distanciamiento social y las normas nacionales sobre el uso de máscaras.

 

Las autoridades sanitarias también les darán un número de teléfono en caso de que muestren síntomas, con un estricto seguimiento de los contactos y pruebas tanto para los casos sospechosos como para sus contactos cercanos, dijo Iago Negueruela, el ministro regional de turismo.

 

La competición del Mediterráneo por los turistas alemanes

Chipre ha prometido cubrir los gastos de vacaciones de cualquier turista que caiga enfermo con COVID-19 en la isla. En la última medida para revivir la industria turística europea, las autoridades han dicho que pagarán por el alojamiento, la comida y la medicina usada por los pacientes y sus familias cuando un turista dé positivo para el virus.

 

A los turistas se les exigirá que paguen sólo el vuelo de regreso a casa y el traslado al aeropuerto. La oferta se hizo pública cuando Chipre se prepara para abrir sus fronteras a los veraneantes de destinos "seguros" como Alemania y Grecia a partir del 9 de junio.

 

También se reservará un hospital para los turistas que contraigan el virus, mientras que varios "hoteles de cuarentena" se destinarán a sus familias. Según datos de la Universidad Johns Hopkins, el país ha confirmado 960 infecciones y 17 muertes.

 

El turismo representó alrededor del 15% del PIB del país el año pasado, por lo que el Gobierno se esfuerza por traer de vuelta a los viajeros lo antes posible. "El golpe es masivo, y estamos tratando de hacer lo mejor ahora y hacer lo que podamos por el resto de la temporada", dijo el viceministro de turismo Savvas Perdios. "Hemos trabajado muy duro para mantener el virus bajo control aquí."

 

Los funcionarios también dijeron que un hospital de 100 camas se reservará específicamente para los turistas que den positivo, así como varios de los llamados "hoteles de cuarentena" para las familias de los pacientes

Coronavirus
Turismo
España
Reactivación
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Coronavirus: Estados Unidos cerca de pasar los 2 millones de contagios y 110.000 fallecidos

Es el país con más personas infectadas. Nueva York es el epicentro donde se registran más casos con casi 400.000 infectados.
Martes 9 de junio de 2020

Coronavirus en Estados Unidos, REUTERSCoronavirus en Estados Unidos, REUTERS.

Los contagiados por coronavirus en el mundo superaron los siete millones de casos, mientras que los muertos son más de 407 mil según el último informe publicado hoy por la universidad estadounidense Johns Hopkins.

 

Estados Unidos es el país con más personas infectadas -casi el triple de casos que tiene su seguidor- con 1.955.711 de pacientes con Covid-19 y 110.876 fallecidos.

 

El estado de Nueva York continúa siendo el epicentro de la pandemia en Estados Unidos con 378.799 casos confirmados y 30.417 fallecidos, una cifra solo por debajo del Reino Unido, Brasil e Italia.



Tan solo en la ciudad de Nueva York murieron 21.877 personas, informó el sitio web de la OMS.



A Nueva York le siguen la vecina Nueva Jersey con 164.497 casos confirmados y 12.214 fallecidos, Massachusetts con 103.626 contagios y 7.353 decesos y Pensilvania, que ha reportado 80.339 positivos por coronavirus y 5.953 muertos.



Otros estados con un gran número de fallecidosson Illinois con 5.924, Michigan con 5.895, California con 4.641 y Connecticut, con 4.084.

 

El presidente, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y los 60.000 fallecidos, aunque en sus últimos cálculos auguró ya hasta 110.000 muertos, un número próximo a ser superado.



Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para inicios de agosto habrá dejado más de 145.000 muertes en Estados Unidos.

El centro de monitoreo de la Universidad Johns Hopkins (JHU) tiene cifras superiores para EEUU: 1.961.187 contagios y 111.007 muertes.

 
Coronavirus
Estados Unidos
Pandemia