PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Coronavirus en la Argentina: desde el viernes abrirían los bancos para pagar jubilaciones

Se determinaría para los beneficiarios que no tienen tarjeta de débito o se les venció. Habría turnos según la terminación del DNI.
Lunes 30 de marzo de 2020

Fila de jubilados en bancos para cobrar jubilacionesFila de jubilados para cobrar jubilaciones

Esta semana comienzan a abonanarse jubilaciones, pensiones, pensiones no contributivas, AUH, prestaciones por desempleo y los bancos que emiten pagos abrirían las sucursales y centros de pagos desde este viernes para que puedan cobrar por caja sus beneficios los que no tienen tarjeta de débito o está vencida.

 

Es en el marco de las medidas que estudia y se van anunciando dentro de la nueva cuarentena por la llegada del coronavirus a la Argentina.

 

El gabinete económico se reúne para resolver cómo implementar la medida teniendo en cuenta que un gran sector de los que deben ir a las sucursales es gente mayor, considerada en situación de riesgo.

 

Noticias relacionadas

La idea que prevalece en la reunión es habilitar la concurrencia a las sucursales bancarias por turno, seguramente según el número de terminación del DNI de los beneficiarios u otras alternativas para evitar la aglomeración de gente en las sucursales y centros de pagos.

 

En declaraciones radiales, el titular de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, dijo que "si hay abrir las sucursales para pagar a jubilados y demás beneficiarios, esa actividad se va a llevar adelante". Pidió que "no haya aglomeración de gente" y que los familiares ayuden a la gente mayor a habituarse con el uso del cajero automático para retirar el dinero en cualquier momento y sin aglomerarse.

 

Por la falta de tarjeta de débito o porque la tienen vencida, más de 2 millones de personas (básicamente jubilados o beneficiarios de AUH) no pueden hacer compras ni extraer dinero de los cajeros automáticos. Incluso los que sí la tienen realizan sus compras en efectivo, tienen la tarjeta de débito vencida y retiran del banco  (no del cajero automático) el dinero en efectivo. Además, en muchos barrios, los pequeños comercios solo aceptan el pago en efectivo.

 

En el caso de los 120.000 que cobran la Prestación por Desempleo ni siquiera tienen tarjeta de débito, porque perciben el subsidio por cajero en la sucursal bancaria asignada.

Coronavirus
Bancos
Jubilados
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Los bancos que aguantarán mejor la crisis por la pandemia de coronavirus

Las cuatro cuentan con sólidos fundamentales, especialmente en lo que refiere a rentabilidad, eficiencia y morosidad en el caso de las tres primeras, y una sobresaliente capitalización y calidad de activos por parte de Kutxabank.
Martes 2 de junio de 2020

Bancos, pandemia de coronavirusBancos.

BBVA, Banco Santander, Bankinter y Kutxabank son las entidades mejor posicionadas ante el impacto de la crisis económica provocada por el Covid-19, según un informe elaborado por Axesor.

 

Las cuatro cuentan con sólidos fundamentales, especialmente en lo que refiere a rentabilidad, eficiencia y morosidad en el caso de las tres primeras, y una sobresaliente capitalización y calidad de activos por parte de Kutxabank.

 

No obstante, advierte de que los negocios de diversificados y con mayor expansión geográfica de BBVA o Banco Santander les puede hacer más sensibles al avance del coronavirus, sobre todo en Latinoamérica, donde la evolución de la pandemia será un facto crítico en términos de riesgo.

 

Al contrario, Bankia, Banco Sabadell y Liberbank son las que se encuentran en un peor punto de partida y las que podrían reflejar un mayor impacto del actual shock económico.

 

Además, los bancos con modelos de negocio más dependientes de préstamos a pymes y consumo se enfrentarán a una mayor alza de la morosidad.

 

Aunque el sector financiero ha reducido la morosidad bancaria hasta niveles de 2010, Axesor considera que el frenazo de la actividad productiva derivado de crisis económica provocada por el coronavirus, la 'coronanomics', conllevará un incremento de la mora que lastrará los balances de los bancos.

 

Según su análisis, Bankia y Unicaja serán las dos entidades más afectadas, ya que, aunque registran una positiva capitalización, parten de una elevada morosidad acumulada y un bajo nivel de coberturas que les obligará a realizar un mayor esfuerzo.

 

Los problemas se intensificarán por la coyuntura de bajos tipos de interés promovidos por el Banco Central Europeo (BCE). La 'coronanomics' expondrá a la banca española a una política monetaria más expansiva.

 

El informe revela que Banco Sabadell, Bankia, Unicaja o Liberbank serían las más vulnerables tanto por no haber encontrado las palancas adecuadas para afrontar este escenario de tipos cero como por los desajustes que arrastran del pasado.

 

Coronavirus
Bancos
Pandemia
EL PAÍS QUE VIENE

De Mendiguren: "La verdadera brecha es entre lo que somos y lo que podemos ser"

La pandemia de coronavirus encontró a Argentina con puntos fuertes y otros débiles. El desafío pasa por elaborar nuestro propio proyecto para el desarrollo.
Lunes 1 de junio de 2020

José Ignacio de Mendiguren, NAJosé Ignacio de Mendiguren. NA.

José Ignacio de Mendiguren, abogado, industrial y político argentino, que ejerció como presidente de la Unión Industrial Argentina y como Ministro de Producción de la República Argentina entre 2002 y 2003; hizo un pormenorizado análisis para Clarín de lo que espera a la Argentina en la era de la post pandemia de coronavirus.

 

Escribió de Mendiguren: "Argentina discute brechas sin saber qué hacer con ellas. Está la brecha financiera, que divide tipos de cambio; la brecha social, que ha separado a nuestra sociedad según el nivel de vida; o la brecha política, que nos sumerge en debates estériles entre opuestos que no siempre son tales.

 

Pero hay una brecha que omitimos discutir sistemáticamente: la que separa lo que somos de lo que podemos ser; nuestra realidad de nuestro potencial. Hablamos todo el tiempo sobre el potencial argentino, sobre nuestra riqueza de recursos, tanto naturales como humanos. Sin embargo, las brechas de las que nos ocupamos surgen de nuestra incapacidad de resolver la brecha original.

 

El proyecto del gobierno de crear un Consejo Económico y Social es el primer paso para actuar sobre los problemas de fondo que nos impiden avanzar. Nuestro país necesita recuperar grandeza en los objetivos que nos ponemos los dirigentes y que le planteamos a la sociedad, y buscar los consensos sobre metas concretas. ¿Cómo hacemos para duplicar nuestro PBI en la próxima década? ¿Qué tenemos que venderle y qué comprarle al mundo? ¿Dónde vamos a poner el foco de nuestro esfuerzo?

 

Esto es todavía más importante en un momento en el que el mundo se ha quedado sin hoja de ruta para encarar la crisis que genera la pandemia. La globalización y las instituciones que decían conducirla están en retirada, la economía mundial tendrá su mayor caída desde la Gran Depresión de 1929 y cada país va a tener que defender con uñas y dientes sus intereses y la calidad de vida de sus ciudadanos.

 

Suturar la brecha entre lo que somos y lo que podemos ser requiere definir con claridad lo que queremos ser. La visión tiene que ser nuestra y no un simple reflejo de lo que los otros quieren que seamos. El mundo pretende que Argentina sea la silobolsa del mundo, para actualizar la imagen con la que se nos catalogó en el Siglo XIX. Aquel granero podía ser suficiente para sostener la vida de los 4.000.000 que éramos en 1895, pero esta silobolsa no alcanza para los 44.000.000 que somos hoy.

 

Hace casi una década que Argentina no crece y en los últimos cuatro años nuestra caída fue meteórica, aún antes de la pandemia. La cuenta es simple: entre 2011 y 2019 nos reprimarizamos, nuestras ventas al resto del mundo cayeron 19% y por ende también cayó nuestra participación en el comercio mundial. Por falta de dólares nuestro PBI per cápita se achicó 11%. En la cuenta contra-fáctica se esconde la brecha: si hubiésemos logrado apenas mantener en estos años el ritmo de crecimiento de nuestra participación en el comercio mundial que logramos en 2002-2011, el país habría contado con un flujo de dólares suficiente para financiar un proceso de crecimiento sostenido a razón del 1,7% anual promedio en los últimos 8 años. Y nuestro PBI per cápita habría crecido 5%. La brecha puesta en números: 16 puntos de PBI por habitante de diferencia.

 

Esa es la única brecha que tenemos que atacar desde la política pública en los próximos años, de una vez por todas y entre todos. Tenemos un solo enemigo: el subdesarrollo; y nuestros únicos adversarios son quienes lucran con él. Desde que el mundo es mundo, pero más aún en el mundo que viene, va a haber una lucha geopolítica en torno a quién y dónde se agrega el valor que genera la riqueza que permite a las sociedades vivir mejor. En la microeconomía, la brecha es la que existe entre exportar trigo por US$ 190 por tonelada o pastas por US$ 1.600 por tonelada (ocho veces de diferencia). O entre exportar petróleo crudo a US$ 380 la tonelada o hacer autopartes de plástico a US$ 6.000 la tonelada, más de 16 veces el valor original. Nuestro objetivo en el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) que presido es justamente ayudar como banca de desarrollo a suturar esa brecha.

 

La pandemia de coronavirus encontró a Argentina con fortalezas y debilidades. Entre las últimas, una recesión de más de dos años y un fuerte endeudamiento especulativo impulsado de manera irresponsable que nos llevó a la insolvencia. Pero entre los activos, nuestro país enfrenta la crisis con un liderazgo político renovado, que definió de manera clara que la salida a la crisis será en alianza con la producción y el trabajo, y está dispuesto a recuperar la gobernabilidad de nuestra economía y, con ella, nuestra capacidad de transformación. A partir de ahí, resta lo más fácil – y también lo más difícil: elaborar nuestro propio proyecto de desarrollo."

José Ignacio de Mendiguren
Coronavirus en Argentina
Coronavirus
Economía argentina