Javier MileiJavier Milei

Javier Milei hizo un análisis sobre las políticas que lleva adelante el presidente Alberto Fernández ante la pandemia de coronavirus y aseguró que cree que la Argentina va directo hacia la peor crisis de su historia.

 

El economista liberal asegura que, a diferencia de lo que asegura el presidente Alberto Fernández, es “ridículo” dejar de lado la economía para priorizar 100% la salud.

 

"Argentina va a la peor crisis de su historia. Va a ser una combinación de default, hiperinflación y una catástrofe sanitaria. Soy muy pesimista, creo que vamos hacia un desastre. O sea, una caída monstruosa del PBI y de los salarios reales y aumento del desempleo. Ahora, esperemos que todo esto sirva para que la gente comprenda que el Estado no es la solución, sino que es lo más importante dentro de los problemas que se generan. Es decir, el Estado no es la solución, el Estado es el problema”, afirma.

 

Noticias relacionadas

“Esperemos que todo esto sirva para que la gente comprenda que el Estado no es la solución, sino que es lo más importante dentro de los problemas que se generan. Es decir, el Estado no es la solución, el Estado es el problema”, aseguró.

 

Ante la consulta sobre qué haría en estos casos, MIlei aseguró: “No se me ocurriría bajo ningún punto de vista controlar precios. Me parece un espectáculo dantesco que la secretaria de Comercio suba fotos de locales que cierran. Básicamente, el presidente Fernández está siendo asistido por incompetentes, ya sea Marcó del Pont, Vanoli, Kulfas, Guzmán, Paula Español, son todas personas que adhieren a ideas económicas que lejos de ser la solución son el problema”.

 

“Las medidas que está llevando a cabo el Gobierno, como estimular la demanda con emisión monetaria con la demanda de dinero en caída, con contracción de oferta, con Ley de Abastecimiento, con caídas más pronunciadas de la producción y del empleo, no solo llevan al default con una hiperinflación, sino que generan una situación de desabastecimiento monstruosa que podría derivar en una guerra civil”, explicó.

 

Ante la consulta sobre qué le parecía la frase del Presidente, que aseguró que eligió priorizar la vida en esta instancia y no la economía, el economista dijo: “Justamente, el falso dilema. Como hacedor de políticas públicas tiene que minimizar la cantidad de muertos. Si esto tan exitoso y hay cero infectados de coronavirus y no se muere nadie, nos morimos todos de hambre porque no hay producción”.