Coronavirus, laboratorios, saludCoronavirus, REUTERS.

La pandemia de coronavirus está dejando casi 2 millones de personas contagiadas y más 70.000 muertos y la misma ha alimentado una serie de teorías conspirativas que surgieron poco después de que se dieran a conocer los primeros casos en China, en enero de este año.

 

Una de ellas habla de que fue creado en un laboratorio chino y esparcido como arma biológica en contra de otras potencias. Otra afirma que el virus “escapó” del laboratorio por negligencia de los investigadores chinos.

 

Pero en las últimas semanas, avances científicos dan por desmentidas las hipótesis.

 

Noticias relacionadas

Los especialistas pudieron dar con la conclusión de que el SARS-CoV-2 no es una invención humana, sino que es producto de la naturaleza ya que se analizó el material genético del virus con los de laboratorios.

 

Robert E. Garry, profesor de la Universidad de Tulane, EE.UU., y uno de los miembros del equipo de investigación, dijo: "Pudimos determinar, a partir de decodificar el material genético del nuevo coronavirus, que no se trata de una creación de laboratorio, sino que es producto de la evolución natural".

 

Garry agregó: "Si se tratara de una construcción de laboratorio, se tendría que haber utilizado un virus previamente conocido como plantilla. El virus más cercano al SARS-CoV-2 es un virus de murciélago que fue secuenciado después de que comenzó la pandemia. Además, ese virus de murciélago es solo un 96% similar al SARS-CoV-2. No es posible completar esa distancia genética (4%) en un laboratorio”.

 

La investigación concluye que el nuevo virus tenía un origen totalmente natural. El informe fue publicado con el nombre "Una aproximación al origen del SARS-CoV-2" en la edición de marzo de la revista Nature Medicine.

Coronavirus, REUTERS 

"Comparamos todos los virus que podían servir como plantilla, incluidos estos que fueron hallados en el pangolín y los murciélagos, y los cálculos de la computadora señalan que no se hubiera podido crear en un laboratorio un virus que tuviera esta capacidad de infección. La naturaleza encontró una mejor manera que cualquiera que un humano hubiera podido diseñar", aseveró Garry.

 

"Ahora somos conscientes de que existe una nueva posible forma de generar coronavirus que pueden afectar al ser humano: la combinación entre dos coronavirus en la naturaleza. Ya sabemos que el SARS-CoV clásico y el MERS -otro virus que produce afecciones respiratorias- saltan de los animales a los humanos sin cambios. Ahora conocemos también que los coronavirus de animales pueden recombinarse para hacer nuevos coronavirus que representan amenazas de pandemia, como lo estamos viendo", explicó.

 

Y concluyó: "Caracterizar los coronavirus en animales, especialmente en murciélagos, es una alta prioridad".

 

Josie Golding, jefa de epidemiología de la organización Wellcome Trust, comentó: "El informe habla sobre un sistema genético inverso, que es básicamente cómo se puede observar el virus y luego modificarlo. Pero por la forma en que este virus ha evolucionado, ninguno de los sistemas genéticos inversos conocidos se aplica. Esto pone fin a cualquier especulación sobre una ingeniería genética deliberada".

 

"Podemos sugerir, a partir de lo que hemos hallado en nuestros análisis, dos escenarios sobre el origen del virus: primero, que podría haber un proceso de selección natural en un huésped animal antes de la transferencia zoonótica (es decir, de animales a humanos). Y el segundo, que se pudo haber producido una selección natural en humanos después de la transferencia zoonótica, donde también pudo ocurrir un proceso de selección natural durante el pasaje, lo que podría haber dado lugar a SARS-CoV-2", concluyen los científicos.

MAPA INTERACTIVO CON AVANCE DEL CORONAVIRUS EN EL MUNDO