Al exponer ante la comisión de Relaciones Exteriores, que preside el diputado del Frente de Todos Eduardo Valdés, el funcionario precisó que hasta el 31 de marzo, es decir, sin contar los días transcurridos de abril, habían retornado al país 154.000 argentinos por vía aérea y terrestre.

 

Señaló que por fronteras terrestres el límite de ingresos es de 500 personas por día, en tanto, por Ezeiza se logró ampliar el tope de arribos de 300 a 400 ciudadanos.

 

Solá descartó que su cartera esté en condiciones de "definir un cronograma" de regresos a los varados más allá de "siete o 10 días" dado que el Estado sólo tiene control directo de Aerolíneas Argentinas y en cuanto a los vuelos operados por otras compañías intervienen una serie de factores que imposibilitan tener ese nivel de previsibilidad.

 

Sin embargo, destacó que la "presión política" que se realiza su gestión sobre aerolíneas de otros países y cancillerías extranjeras "brinda resultados".

 

Mencionó que los casos más complejos tienen que ver con los vuelos que Aerolíneas Argentinas realiza desde Miami y Madrid por el nivel de contagios, y al respecto consideró que "cada vuelo es un riesgo" para la salud de los pasajeros y de la tripulación.