Coronavirus, investigaciónCoronavirus.

El pasaje de un virus u otro patógeno desde su portador no humano a su primer portador humano, o paciente cero es un tema que muchos científicos se dedican a investigar a diarios.

 

Los seres humanos no son víctimas pasivas, ya que la interferencia en los ecosistemas naturales está facilitando esos desbordamientos, según un nuevo estudio.

 

Christine Johnson, investigadora del Instituto One Health de la Escuela de Veterinaria de la Universidad de California Davis, dijo: "Los humanos estamos impulsando el cruce de virus de animales a humanos. Y hay acciones que debemos tomar en lugar de esperar pasivamente a la próxima pandemia".

 

Noticias relacionadas

"El derrame de virus desde animales es un resultado directo de nuestras acciones relacionadas con especies silvestres y su hábitat", afirmó Johnson.

 

"La consecuencia de esa interferencia es que los animales están compartiendo con nosotros sus virus. Estas acciones aumentan simultáneamente el riesgo de extinción de especies y de derrames o spillovers", agregó.

Coronavirus 

"Es una convergencia desafortunada de factores que acaba en situaciones de crisis como la que atravesamos con la actual pandemia. Nuestros datos indican que hay dos procesos principales que explican el riesgo de derrame de virus desde especies amenazadas de extinción", aseveró.

 

La explotación de la vida silvestre implica un contacto muy cercano con los animales, que comparten sus virus con humanos a través de secreciones respiratorias o el contacto con sus heces, orina o sangre, señaló la científica. Además los ecosistemas dañados por la acción humana influyen y mucho.

 

Los animales silvestres se ven obligados a cambiar sus distribuciones, a migrar, entrar en contacto con otras especies con las que ahora compiten por escasos recursos, y a aproximarse a poblaciones humanas en busca de espacios para sobrevivir.

 

"La destrucción de hábitats y la pérdida de biodiversidad están cambiando la dinámica de las enfermedades en especies silvestres. Y dada la tendencia al crecimiento de población humana y el uso de la tierra, podemos esperar que nuevos virus emerjan en forma cada vez más frecuente”, comentó.

Coronavirus, REUTERS

En  2012, el prestigioso periodista científico estadounidense David Quammen advertía sobre el riesgo de derrames en su libro "Desbordamiento: las infecciones animales y la próxima pandemia humana.

 

Quammen cita en su libro una larga lista de virus animales que se desbordaron a humanos, como Marburgo (1967), Lassa (1969), Nipah (1998), VIH (1981), Hendra (1994), virus de la gripe aviar (1997) y virus de la gripe porcina (2009).

 

En el caso de la epidemia de SARS en 2002, el virus se habría originado en murciélagos, que transmitieron el virus a una especie amenazada y consumida en restaurantes en China, la civeta de las palmeras.

 

En cuanto al SARS CoV-2, que causa la enfermedad covid-19, hay fuertes sospechas de que el virus se originó en murciélagos, pero no se ha comprobado la especie intermedia.

 

"Los seres humanos siempre han vivido en contacto con animales silvestres y por ello el desbordamiento no es algo nuevo. La plaga bubónica del siglo XIV es otro ejemplo que causó gran sufrimiento humano", señaló Quammen.

 

"A que los seres humanos somos más abundantes que nunca, con 7.700 millones de personas, y a que perturbamos cada vez más el mundo natural. Más humanos están entrando en contacto con animales silvestres a los que cazan y comen, creando las condiciones para el desbordamiento. Al mismo tiempo, estamos más conectados que nunca por medios de transporte rápido, por lo que si un virus salta a un humano tiene la oportunidad de cruzar medio mundo en un avión en apenas 20 horas", dijo.

 

"Nos abrimos vías a través del Congo, de Borneo, de la Amazonia, y nos instalamos allí con industrias extractivas trayendo nuestros animales domesticados", cerró.

MAPA INTERACTIVO DEL CORONAVIRUS EN EL MUNDO: